10 cosas que quizás no sabías de las enfermedades de tiroides

El riesgo de sufrir la enfermedad de la tiroides puede estar relacionado con factores hereditarios

Getty

La tiroides es una glándula del tamaño de una nuez que regula el metabolismo, controla el crecimiento de los tejidos, el gasto energético y la respiración. Su trabajo es producir la hormona T4 (tiroxina) y la triyodotironina (T3), impulsando la función de todas nuestras células.

Si no funciona bien surgen enfermedades muy conocidas como el hipotiroidismo e hipertiroidismo; el primero supone la falta de hormonas tiroideas, y el segundo el exceso.

TE RECOMENDAMOS: Evita que tus nietos y tú se contagien con un virus estomacal

Es decir, son absolutamente contrarias. Lorena Mosso, especialista endocrinóloga del Hospital Clínico de la Universidad Católica, nos explica 10 cosas que quizás no sabías de las enfermedades a la tiroides.

1. Su aumento explosivo

La tiroides es una glándula muy sensible a fenómenos autoinmunes que se relacionan con una predisposición genética, factores ambientales, radiaciones y estrés, fenómenos que han aumentado en el mundo en que vivimos.

TE PUEDE INTERESAR: 5 formas para detectar que tienes un ataque de ansiedad

También es posible que ahora los diagnostiquemos más porque contamos con acceso a variados exámenes. Otro factor es que, en general, más obesos, y la obesidad se relaciona con el hipotirodismo. Comer sano, ¡una vez más!, es la premisa.

Tiroide

2. Síntomas de hipotirodismo

· Pelo y piel resecos.
· Uñas quebradizas.
· Menor fuerza muscular generalizada.
· Ritmo cardíaco más bajo.
· Cansancio.
· Reflejos más lentos.
· Menor capacidad de memoria y concentración.
· Sueño durante el día.
· Trastornos del ánimo y depresión.
· Alteraciones de la regla, infertilidad.
· También debes examinarte para ver si tienes el colesterol o triglicéridos altos, obesidad con dieta adecuada o enfermedades de riesgo cardiovascular.

3. Familiar materno con problemas a la tiroides

El riesgo de sufrir la enfermedad puede estar relacionado con factores hereditarios, en especial desde la línea materna.

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué debe tener un kit de emergencia ante un temblor?

El riesgo es de hasta 3 veces más que el resto de la población, pero no es un 100%.

4. El aumento de peso

No son 40 libras como se pensaría, sino que se tiende a aumentar entre 6 a 13 libras. Es más bien una dificultad para bajar de peso, aún manteniendo una dieta adecuada.

5. Cuándo revisar mi tiroides

En algunos periodos de la vida es necesario, especialmente las mujeres en edad fértil, para proteger al bebé de un hipotirodismo no diagnosticado materno.

TE PUEDE INTERESAR: Estos son los beneficios de consumir jugo de papa

6. El cáncer

No existe un registro nacional de cáncer que permita dar una cifra exacta del porcentaje de cáncer a la tiroides, pero sí la incidencia de casos operados, que ha aumentado unas 6 veces en las ultimas 2 décadas.

7. Hipertiroidismo v/s hipotiroidismo

Es más peligroso el hipertiroidismo, porque es más difícil de controlar y tiene riesgos de arritmias cardiacas. Debe siempre ser tratado por un especialista, y puede asociarse a problemas oculares.

Sal

8. Prevención

Sólo haciendo los exámenes precozmente frente a sospecha.

9. Problemas de fertilidad

Los problemas a la tiroides pueden afectar la fertilidad, aumentar los riesgos de abortos, partos prematuros y afectar el desarrollo del bebé.

10. La importancia del yodo

El exceso o la falta de yodo en la dieta es malo; entonces, la idea es consumir este componente en forma moderada, porque interfiere con la formación de las hormonas tiroideas.

TAMBIÉN LEE: La terrible enfermedad que alejó a Christian Bach de los escenarios

Además, disminuye el riesgo del llamado “bocio endémico”, por eso hace años se tomó la decisión de yodar la sal, como una manera de asegurar la ingesta de yodo. ¿Cuánto es recomendado? Los especialistas hablan de una diezmilésima de gramo al día. El yodo también se encuentra en pescados, mariscos y algunos cereales.

Te recomendamos en vídeo:

También lee:

Cómo reconocer los síntomas de la deshidratación grave

Presta atención a las señales de la deshidratación