De doctor a paciente

Lea la columna del emergenciólogo Juan González

Suministrada

En un segundo, pasé de ser doctor a ser paciente.

Eran las dos de la tarde aproximadamente, cuando decidí cruzar la avenida, para buscar almuerzo. Cuando me encontraba de regreso al hospital, crucé la avenida un poco antes de la luz. Me percato de que habían varios carros estacionados, cuando de repente…¡Bum! Mientras cruzaba por el solo, un carro me atropelló. Me impactó el lado izquierdo del hombro y el muslo.

Del impacto, el doctor González cayó sobre el cristal del auto. Allí permaneció inconsciente por un periodo breve. Al recuperar la consciencia, se levantó y con la ayuda de un buen samaritano cruzó la avenida.

Al subir las escaleras del frente del hospitalario un grupo de facultad y residentes avanzó hacia él; lo cargaron y entraron inmediatamente a la sala de emergencia del departamento que él dirige. Ahora, convertido en paciente.

Cuando entré al hospital, mis compañeros de trabajo me miraron impresionados. Estaba sangrando profundamente, me estabilizaron comenzaron a transfundirme sangre ya que comencé con presiones bajas y me subieron rápidamente a sala de operaciones Luego me trasladaron al área de cuidado intensivo.

TAMBIÉN LEE: Prepárate, que todos vamos pa’ viejos

Mis compañeros de facultad y nuestros residentes de Medicina de Emergencia y Cirugía me salvaron la vida. Si hubiera llegado a alguna Sala de Emergencia donde no hubiera especialistas en Medicina de Emergencia no estaría vivo. Por eso la importancia de tener médicos con la especialidad en todas las salas de emergencia del país. Fui dado de alta tres días después del accidente y salí caminando por la misma puerta que entré a trabajar el día de mi accidente, la entrada principal de la sala de emergencia.

Estoy vivo gracias a la intervención de la facultad y de nuestros residentes. Los mismos tuyos, te pueden salvar la vida.

Esta columna expresa solo el punto de vista de su autor. Juan González es emergenciólogo boricua y director del Departamento de Medicina Emergencia del Hospital UPR Federico Trilla en Carolina.

Te recomendamos en vídeo:

¿Su hijo o algún familiar suyo no le oye? Podría estar padeciendo de problemas auditivos y no lo sabe. Conozca los síntomas y obtenga ayuda. | Para más información: https://bit.ly/2SXNuph | #Promo

Posted by Activo Puerto Rico on Monday, February 25, 2019

TAMBIÉN LEE:

A echar la lloraíta

Lea la opinión de Lily García

Entre el colágeno y mis nietos

Lea la columna de NoreLiz LaTorre