Abuela a los cuarenta

Lee la columna de la actriz y productora, NoreLiz LaTorre

Suministrada

¡Bienvenidos a mi blog de Abuelos Jóvenes!

La palabra “abuela”, suena grande, y se relaciona con una edad más madura, pero al igual que yo, son muchxs a los que antes de sus 50 ó 40 años, se convirtieron en abuelos por primera vez.

Les contaré un resumen de mi historia, para que me acompañen en esta “extraña”, emocionante y emotiva experiencia de ser abuela, en mi página de #AbuelosJóvenes en Facebook y por aquí por mi columna especial por Activopr.com.

Cuando otros empezaban a tener hijos, ya yo estaba de abuela. Todos se sorprenden, y no falta la expresión del “¿cómo, pero cómo es que tu eres abuela..?” (inmediato espero en conteo regresivo la próxima pregunta); “¿pero cuantos años tu tienes?”.

TE RECOMENDAMOS: Háblale a tu hijo de sexualidad, protégelo

Por mí dejaría la conversación ahí, porque siempre preguntan “¿pero a qué edad tuviste tu nena?”… y si le sigo dando lata al asunto, me sacan hasta el seguro social ¡ja, ja, ja.

No analicen tanto mi perfil, la matemática no es tan difícil, simplemente me tocó ser madre a muy, muy temprana edad. Por lo que ya, a mis tiernos y juveniles 40 años tengo una hija adulta, y dos nietos.

Cuando recibí la noticia, de que sería abuela, fue “un balde de agua fría. Fueron muchos los “shock emocionales”. Sentí miedos, sentí alegría y a la vez me sentía rara. Lo primero que hice fue decirle a mi abuela, esa mujer es mi todo, sabía que podía contarle todo a mi cómplice.

Imaginé que todos se escandalizaría…. Pero fue todo lo contrario, todos en la familia y amigos, celebraban ansiosamente la llegada del nuevo bebé. Pasaba los meses, y a mi me miraban con risa “maquiavélica” “burlona” y a la misma vez “cool”, diciendo: “La Nore va a ser Abuela… ¿qué se siente ser abuela?”, “te estás poniendo viejita ya”.

“No, no, no… ¡eso si que no!, ¿cómo que vieja, yo?, solo tengo 36 años (en aquel momento), apenas estoy en mi mayoría de edad. ¿Cómo se hace esto?…”

TAMBIÉN LEE: Prepárate, que todos vamos pa’ viejos

A medida que iba pasando el tiempo, no tan solo, me negaba a la “vejez”, visitando al gimnasio cada día, corriendo en cuanto 5k hay, bañándome en colágeno, vitamina E y C , llevando una dieta vegetariana… leyendo libros de autoayuda… A medida que iba pasando el tiempo, crecía lo mas sincero, hermoso, único, especial, inexplicable, observador, protector, y todo eso que puedan pensar sobre el verdadero sentimiento de amar

Desde el día 1, hasta el sol de hoy, he hecho las estupideces más grandes, que te puedas imaginar (que no hacía como madre); solo para ver la sonrisa ilusionada de mis nietos. El primer vídeo que subí en #AbuelosJóvenes documenté, el cómo fui capaz de traerme un peluche (pitufo), mas grande que yo, desde Los Ángeles California, a Puerto Rico, solo porque se me ocurrió la brillante idea, de decirle y enseñarle a mi nieto lo que me había ganado en un juego de verbena. Sí, se lo dije, le hice un FaceTime, y luego no podía con la culpa, cada vez que mis pensamientos, me decían, ¿cómo coño vas a llevar eso a Puerto Rico?”.

El peluche llegó a Puerto Rico, y nunca olvidaré la cara de mi nieto. El reía, reía y reía, y yo lloraba, lloraba al ver tal felicidad.

TE PODRÍA INTERESAR: Iris Chacón: "El amor seguía, el amor entre nosotros seguía"

Desde entonces me di cuenta cuán importante es la figura de un nieto en la vida de un abuelo, y cuán importante es el abuelo en la vida de un nieto. Los efectos psicológicos que esto trae. La responsabilidad que recae en nosotros. Porque ya no solo son tus hijos, los que ven un ejemplo en ti, ahora son los nietos, esa extensión de sangre, que te hacen sentir que te pertenecen, cuando sabes que no es así tan fácil.

Esto lo veo cuando hablo de mi abuela, lo veo en mi abuela, en como trata a sus nietos, lo veo cuando mi hija se desvive por mi madre, lo veo cuando mi madre, se desvive por sus nietos… y Lo veo en el rostro de todos los abuelas y abuelas, lo veo en la mirada de admiración de esos nietos, que buscan ese abrazo, esa receta de “mejunjes-cura-todo”, y detrás de ese arrocito con pollo que preparan las manos santas de sus abuelas.

Los abuelos significa muchísimo para mi. Por eso quiero compartir mis experiencias contigo y con todos esos abuelos y abuelas, que han recibido un segundo aire de vida, con la llegada de sus nietos.

SI TE INTERESA: La rascadera de huevos

Como madre joven ignoraba muchos pasos, que ahora como abuela joven puedo ver en detalles. Quiero salvar a mis nietos del mundo… aunque como va las cosas, creo que debo salvar al mundo de mis nietos je, je, je, je…

A todas esas abuelos y abuelas jóvenes en edad, abuelas y abuelos jóvenes de alma y corazón, les invito a que formen parte del proyecto Abuelos Jóvenes.

Abuelo Jóvenes ya es un proyecto social y donde fomentamos las relaciones abuelos filiares, con diferentes actividades en el año. Compartimos las experiencias de esa atención única, especial y responsable de nuestros abuelos y que ahora ponemos en practica con nuestros nietos, por que algún día, nuestros nietos también lo harán.

POR SI TE INTERESA: El hot flash

Ah, bueno también vamos a compartir las experiencias de cuántas “pailas” de colágeno nos beberemos, cuántos abdominales haremos, cuan modernos vestirnos, que alimentos sanos debemos consumir, y como guardar toda esa energía para ellos, aparte de entender el chip tecnológico con el que nacen.

Bueno, hagamos lo posible para que no nos regalen una mecedora antes de tiempo y nos sigan diciendo “oye, ¡tú no pareces que eres abuelx!”.

 

Esta columna expresa solo el punto de vista de su autor. NoreLiz LaTorre es actriz, productora y creadora del Concepto y proyecto #AbuelosJóvenes. Puede contactarla a través de norelizlatorrepr.com y su página de Facebook Noreliz LaTorreTV.

Te recomendamos en vídeo:

TAMBIÉN LEE:

VÍDEO: Normando y Glenda: En las buenas y en las malas

En entrevista con Activopr.com, los periodistas Normando Valentín y Glenda Berio admitieron que su matrimonio no es miel sobre hojuelas.

VÍDEO: Dagmar es una abuela feliz

La presentadora de televisión, Dagmar Rivera, abre las puertas a Activopr.com para narrar los mejores momentos de madre y ahora en su nueva faceta como abuela