Compasión en tiempos de pandemia

Lea la columna de opinión de Lily García

Lily García es periodista, motivadora, actriz, “coach” certificada de empoderamiento personal y tanatóloga puertorriqueña. - Suministrada

Me imagino que yo no soy la única que se siente como si estuviera viviendo dentro de una película de ciencia ficción. Las palabras pandemia, aislamiento y cuarentena nos generan mucho miedo y ansiedad. Siempre pendientes de la próxima conferencia de prensa o boletín noticioso.

Es la primera vez, sin embargo, que estamos todos en el mismo bote. Generalmente, o somos nosotros acá en Puerto Rico los que tenemos alguna crisis, o son nuestros amigos y/o familiares fuera de la isla los que están pasando por una.  Ahora nos tocó globalmente.

Seríamos morones emocionales si no aprovecháramos esta nueva oportunidad que nos está presentando la vida para crecer emocional y espiritualmente. ¿Cuáles pueden ser las señales de que estás creciendo?

—Cuando todavía le dices “salud” a alguien que tosa o estornude frente a ti en vez de salir corriendo. (Practicas la empatía).

—Cuando quedan dos artículos en un estante y, en vez de llevarte los dos, compartes con alguien que también lo necesita. (Practicas la generosidad).

—Cuando, en vez de enfocarte en la gente que está muriendo a raíz de la pandemia, te enfocas en los que se han salvado, que son muchos más. (Practicas enfocar en lo positivo),

—Cuando escoges quedarte en tu casa porque, al protegerte tú, estás ayudando a proteger a otros. (Practicas la compasión).

—Cuando escuchas a las fuentes correctas y te niegas a abonar al pánico repitiendo rumores. (Fortaleces la inteligencia emocional).

—Cuando, en vez de estar pensando en todo lo que puede ocurrir de aquí a una semana o a un mes, escoges vivir el momento. (Practicas mindfulness o presencia mental)

—Cuando aceptas este momento y te adaptas a él, aunque te mueva los cimientos, entendiendo que esto también pasará. (Fortaleces tu Fe).

—Cuando reconoces que eres vulnerable y no tienes todas las respuestas (Practicas la humildad).

Este año nos está enseñando que nada es seguro, que la vida es cambio constante y que debemos aprender a vivirla cada día con un propósito y buscando ayudarnos unos a los otros. Solos jamás podremos sobrevivir. Que estén bien…que estén felices.

Esta columna expresa solo el punto de vista de su autorLily García es periodista, motivadora, actriz, “coach” certificada de empoderamiento personal y tanatóloga puertorriqueña. Puedes contactarla a [email protected]

TAMBIÉN LEE:

El hot flash

Lee la columna de la bloguera Uka Green