Una mirada al desarrollo del séptimo arte a través de los viejos cines

Muchos de los cines fueron cerrando producto de la proliferación de los videoclubs en la isla (ver video con la entrevista completa)

En el marco de la presentación de su libro Los viejos cines de Puerto Rico, el licenciado José Alfredo Hernández Mayoral, conversó con Activo sobre la historia y evolución del cine en Puerto Rico, que se dio simultáneamente con el desarrollo del país, y de cómo la industria cinematográfica —históricamente— se ha adaptado para mantenerse a flote.

En ese aspecto, contextualiza que con la llegada de la televisión y de los videoclubs, se pensaba que el séptimo arte iba a desaparecer.

Según explicó, en su libro argumenta que el cierre de muchos de estos cines fue producto de la proliferación de los videoclubs, donde existían cientos de opciones de películas.

La publicación presenta historias de los viejos cines, desde el momento que se exhibió cine por primera vez en 1897, hasta que fueron cerrando para finales del Siglo XX.

La narración hace referencia a más de 400 cines, según iban surgiendo década por década por toda la isla. Cientos de fotografías, recortes de prensa e ilustraciones de anuncios de películas, desplazados en 417 páginas, transportarán al lector por  distintas épocas del cine en Puerto Rico.

El contenido —como resultado de una investigación que se extendió por nueve años—detalla el desarrollo histórico-arquitectónico de las estructuras y las edificaciones que albergaron la proyección de cine en la isla, desde las originales carpas de circo de la época del cine mudo, hasta la actualidad con el autocine en el Distrito de Convenciones en San Juan.

De acuerdo con el autor, Los viejos cines de Puerto Rico también presenta los empresarios que se ocuparon por el desarrollo del país a través de los años.

A su juicio, los avances de la tecnología entre otras consideraciones, han favorecido el crecimiento de la industria cinematográfica puertorriqueña, sin embargo, hace hincapié que un buen guión es primordial.

“La calidad técnica ha ido mejorando, [pero todavía] tiene mucho que andar y los guiones tienen que mejorar. En última instancia para mí el guión es lo primario. He visto películas de aquí que visualmente ya son muy bien logradas pero las mata el guión. Eso es algo que requiere dedicación y vocación. Hay un camino que recorrer pero es más fácil hoy que antes”, puntualizó.

Para adquirir el libro puede acceder este enlace.