Sexo y coronavirus

Lee la columna de la sexóloga Carmita Laboy

Sexóloga Carmita Laboy - Suministrada

Es cierto, no nos contagiamos con el coronavirus a causa de los fluidos corporales como en el caso de las enfermedades de transmisión sexual. El riesgo está en acercarte a personas que estén tosiendo, estornudando o con mucosidad, así sea tu pareja. Más, ello no quiere decir que cambies.

En el sexo, sugiero la estimulación, sola o en pareja, para te alejes del placer y del sexo. Disfrútalo, pero por ahora cero besos, manos, ojos, nariz, boca, lengua y otras tendencias, de esa fórmula auto impuesta y demasiado repetida, del acto sexual.

La pandemia del coronavirus nos grita crear bienestar. Y no quiero escribir masturbación, que es la palabra frecuentemente utilizada, para no herir sensibilidades. Por tanto, prefiero usar su sinónimo: estimular. O sea, hacer que alguien quiera hacer algo o hacerlo en mayor medida. Te invito a estimular áreas, incluyendo genitales, para provocar, ya sea por ti o por alguien, placer sexual. Y, si bien te va, el y los orgasmos. Y es que cada experiencia sexual placentera, satisfactoria y digna de repetir, automáticamente, crea dopamina en tu cerebro. Responsable de tu bienestar físico, mental, emocional y espiritual.

Conocí la dopamina y con ella el cerebro enamorado, la pasión y el placer desde el pensamiento. Le llaman la hormona de la felicidad, el amor, la pasión y la motivación. Te provoca las ganas de hacer las cosas, desde lo cotidiano hasta lo sensual. Como neurotransmisor se encarga de llevar información de una célula a otra desde tu cerebro a todo tu cuerpo. Provoca atención, concentración y enfoque, todos necesarios en ese acto sexual y en nuestro diario vivir. La creas con placer, ejercicios, masajes y actividades innovadoras.

Para mí, el antídoto perfecto para todo, todo, pregúntame…

Esta columna expresa solo el punto de vista de su autor. La Dra. Carmita Laboy es sexóloga, terapista y activista cuántica. Puedes contactarla al 787-989-0188 o través de su email [email protected]

TE RECOMENDAMOS:

Maravillas de la Web: Sexo digital

Lea la Columna del profesor Rafael Matos

Compasión en tiempos de pandemia

Lea la columna de opinión de Lily García