Maravillas de la Web: La gran transformer

Lea la columna del profesor Rafael Matos

La industria laboral está cada vez más automatizada con ayuda de algoritmos y robots. - Unsplash

Igual que las especies vivientes, la redes informáticas cambian, transmutan, se reconfiguran, avanzan hacia nuevas manifestaciones más prácticas y aseguran cada vez una mayor capacidad de sobrevivencia y vitalidad.

La Web, en particular, esa por donde nos movemos día a día para buscar información, comunicarnos, recibir educación, entretenimiento o hacer negocios, está en movimiento perpetuo. Lo único que diferencia lo natural a lo de lo cibernético, es la velocidad de adaptación de las nuevas tecnologías. Su ritmo es casi delirante.

TE RECOMENDAMOS: Las redes delatoras

Las más recientes manifestaciones incluyen redes sociales con mayor interactividad, localización al instante de los usuarios durante el intercambio informativo, rápida emigración de una plataforma digital a otra, la expansión casi al infinito de la “nube” cibernética y bases de datos cada vez más colosales para el usuario común.

Flexi-horario

El salto evolutivo de las computadoras gigantes (mainframes) de la IBM, Honeywell y Univac durante los años 60 a los tabletas y celulares inteligentes de hoy, se dio a un ritmo frenético y transformó para siempre, los estilos trabajo y la manera de socializar de los humanos. Debido a que la nueva tecnología es flexible, el lugar de trabajo del futuro verá un aumento sustancial en el número de trabajadores que laborarán desde sus casas o algún lugar que no sea la oficina, aunque la proporción total de los trabajadores que lo hacen seguirá siendo menor en el corto futuro.

No obstante, las tecnologías de servicio abrirán oportunidades de empleo hasta para las personas con discapacidad. Lectores de caracteres y dispositivos de reconocimiento de voz, por ejemplo, ayudará a los trabajadores con discapacidad visual a unirse a la fuerza laboral y ser productivos.

TE RECOMENDAMOS: Me quedé sin carga

De ese modo, programas de tele-trabajo y flexi-taller generarán más empleos temporales para todos. Cambiará hasta la ocupación del espacio residencial. Por laborar fuera del sitio de trabajo tradicional, la familia podrá vivir en zonas alejadas de las oficinas y de las actuales zonas industriales. Cada vez habrá más autoempleo y menos tareas estructuradas, algo a lo cual los sindicatos y los gremios profesionales se tendrán que adoptar mediante nuevas formas de organización.

Robotización

El nuevo objetivo de las empresas será invertir en modelos que ayuden al patrono a reconocer oportunidades de nueva tecnología. Podrán así, superar los retos del cambio presuroso y tomar decisiones para mantenerse al paso de la cibernética rentable. La constante transformación digital propone no sólo nuevos modos de producción y distintos dinámicas de trabajo, sino modos totalmente distintos de consumir. Es decir, mientras el mundo virtual se hace cada vez más parte del mundo real, todas las organizaciones deben ajustarse al modo en que la sociedad humana evoluciona y hace consume, socializar y produce, esta vez de manera cada vez más automatizada con ayuda de algoritmos y robots.

En una próxima columna, hablaremos de los nuevos métodos de producción, suplir y consumo.

Esta columna expresa solo el punto de vista de su autor. Rafael Matos es periodista y profesor de multimedios. Puedes contactarlo a través de [email protected].

Te recomendamos en vídeo:

El hombre ancla de la televisión puertorriqueña comparte su conocimiento y experiencia profesional con las nuevas generaciones de jóvenes. #DesdeElRetiro

Posted by Activo Puerto Rico on Friday, March 1, 2019

TAMBIÉN LEE:

Maravillas de la Web: Antigüedades digitales

Lee la columna del profesor Rafael Matos

Mi ambiente de trabajo ideal

Lea la opinión de Lily García