Pierluisi hace obligatoria la vacuna contra COVID-19 para empleados públicos

Aquellos que no quieran vacunarse tendrán que presentar una prueba negativa de COVID-19 semanalmente

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi - Dennis A. Jones

El gobernador Pedro Pierluisi anunció esta tarde que emitió una orden ejecutiva para hacer obligatorio que las agencias del gobierno requieran a todos sus empleados que trabajen de forma presencial estar vacunados contra el COVID-19.

Todos los empleados públicos debe tener al menos la primera dosis en o antes del 16 de agosto, y debe haber completado el proceso de vacunación en o antes del 30 de septiembre.

Esta orden aplica para 65 agencias en las que laboran alrededor de 90,000 empleados públicos.

Estarán exentos de estar inoculados con la vacuna contra el COVID-19 los empleados cuyo sistema inmune esté comprometido, que son alérgicos a las vacunas o tienen alguna otra contraindicación médica que impida la inoculación. Esto deberá ser certificado por un médico autorizado a ejercer su práctica en Puerto Rico. Además, el médico deberá certificar la duración de la contraindicación médica. Una vez la contraindicación cese, la persona deberá cumplir con el requisito de vacunación.

Cualquier empleado que se niegue a estar vacunado, semanalmente deberán presentar un resultado negativo de COVID-19 de un término máximo de 72 horas antes, o un resultado positivo a COVID-19 de los pasados tres meses, junto con documentación de su recuperación.

Quienes no quieran cumplir con estas directrices, no podrán asistir a su trabajo y agotará días de vacaciones y enfermedad. De no tenerlos, se les dará licencia sin sueldo.

Por otro lado, se permite, a manera de excepción, el no inocularse por motivos religiosos siempre y cuando la vacuna vaya en contra de los dogmas de la religión del empleado. Para cumplir con esta excepción, el empleado deberá presentar una declaración jurada junto al ministro de la religión o secta que certifique bajo juramento y sujeto a perjurio, que por causa de sus creencias religiosas no podrá ser inoculado contra el COVID-19.

Según dijo, su decisión se basó en cuatro razones diferentes: el aumento de contagios del virus a nivel internacional, garantizar la salud pública y continuidad de servicios esenciales del Gobierno, aclarar que la vacuna es segura, y establecer que existe precedente y base legal para exigir la vacunación.

Datos actuales de vacunación en Puerto Rico

Ayer, martes, el secretario del Departamento de Salud, Carlos Mellado anunció que el uso de mascarillas en espacios cerrados volvería a ser obligatorio para todas las personas sin importar su estado de vacunación.

Dicha medida entró en vigor hoy, y con ella, se restituyeron las multas a quienes no las utilicen.

Datos publicados por el tablero digital de Salud, reflejan que 1,863,160 personas en la Isla tienen la serie de dosis de vacuna completada.

Mientras que 2,134,498 personas han recibido al menos una dosis.

En torno a los funcionarios que hayan comenzado o vayan a iniciar el proceso de inoculación, el gobernador explicó que, para efectos de ese requisito, será suficiente que el empleado demuestre que para la fecha de efectividad de la Orden Ejecutiva comenzó el proceso de vacunación con la primera dosis. Empero, deberá cumplir y acreditar posteriormente la administración de la segunda dosis, si el tipo de vacuna que se administró así lo requiere.

Te puede interesar este episodio del podcast Con Los Editores:

Será responsabilidad de cada autoridad nominadora, o de la persona en quien esta delegue, solicitar del empleado el certificado de inmunización o documento donde se acredite que ha completado o iniciado su proceso de vacunación contra el COVID-19.

Por su parte, será responsabilidad del empleado someter el certificado de inmunización o documento donde se acredite que ha completado su proceso de vacunación contra el COVID-19 para poder ser aceptado físicamente en las instalaciones gubernamentales.

El cuerpo de la mujer cambia con el tiempo y es momento de normalizarlo

El cuerpo de la mujer cambia con el tiempo y es momento de normalizarlo

Basta de exigirles a las mujeres que luzcan para siempre como si tuvieran 19 años. No es real y no nos hace bien.