Expertos recomiendan no dejar para después la detección de la pérdida auditiva

Esta información fue dada a conocer esta semana. Expertos recomiendan no dejar para después la detección de la pérdida auditiva.

Publimetro

En estos tiempos de emergencia sanitaria por Covid-19 desde marzo pasado una persona puede tener menos éxito en recuperar su audición, sino se hace un diagnóstico y si es del caso, una cirugía temprana de oído, el único de los sentidos que se puede recuperar, según otólogos colombianos.

Se calcula que 446 millones de personas, es decir más de 5% de la población mundial, tiene una pérdida auditiva incapacitante y que 1 de cada 10 perderá la audición en 2050, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La pérdida auditiva discapacitante se refiere a mayor a 40 decibeles en el oído sano en adultos y de 30 dB en el caso de los niños.

En el Registro Individual de Prestación de Servicios de Salud –RIPS, el cual corresponde a una base de datos de las atenciones de todos los ciudadanos para efectos de validar el pago de servicios de salud entre otras cosas, se identifican más de 6 millones 200 mil personas diagnosticadas con diferentes Enfermedades del oído y la apófisis mastoides con corte a abril de 2018. De este total, 928.208 personas presentan un diagnóstico principal de hipoacusia o sordera, el cual puede estar asociado a causas genéticas, congénitas o adquiridas. Las ciudades y departamentos que concentran 71% de los casos son: Bogotá, Antioquia, Valle, Atlántico, Cundinamarca y Santander, en su orden.

“Hemos logrado las estrategias de adaptación y protección tanto de los profesionales de la salud como de los pacientes para reactivar todas las áreas de la otorrinolaringología, entre ellas, la otología. En este momento se hace un proceso de selección operatorio, se brindan unas medidas de atención especiales, tanto en consulta externa como endoscopias y salas de cirugía. Todos los servicios están reactivados”, comenta Julián Ramírez, otólogo aliado de MED-EL.

En el mismo sentido, especialistas como el antioqueño Jaime Hernández, consideran que no en todos los casos la pérdida auditiva deriva en una cirugía, pero que es importante hacer diagnósticos tempranos. “Desde no hacer nada en el paciente si la discapacidad auditiva es leve o pequeña, colocar dispositivos como audífonos y amplificadores auditivos o determinar una cirugía si así se requiere”.

Consejos para mantener una buena salud auditiva:

  1. Las patologías desatendidas empeoran los estados y pronósticos. Aplazar indefinidamente un asunto médico no es buena idea. Es importante reiniciar siguiendo las recomendaciones del gobierno nacional y las instituciones médicas todos los tratamientos médicos, como es el caso de la hipoacusia, conocida popularmente como sordera, a fin de que ésta no empeore y se pueda brindar un tratamiento y rehabilitación adecuados.
  2. Operar es seguro para pacientes y médicos. Si bien vivimos tiempos difíciles por la pandemia: el personal de salud cuenta con los elementos adaptados de protección personal y también se ofrecen medidas especiales en sala de cirugía tanto para el ingreso, intubación, excavación y recuperación. En cirugías de oído se cuentan con protocolos especiales de protección con coberturas.
  3. Las enfermedades en estados primarios son más fáciles de tratar. Infecciones de otitis media y crónica han empeorado por la falta de atención médica. La sociedad debe seguir funcionando con las mejores condiciones posibles respecto del Covid-19 y no postergar tantas cosas, mientras no exista una vacuna para protegerse de esta enfermedad. La experiencia nos lo dice con la influenza, que a pesar de vacunas tiene rebrotes cada año, según los especialistas.
  4. No aplazar las visitas al especialista en los siguientes casos, por ejemplo. Los niños con pérdida auditiva congénita deben hacerse sus controles respectivos, las hipoacusias infecciosas, casos tumorales en los que empeorar genera problemas para el paciente. Pacientes en estado post meningitis no deben postergar su cirugía.
  5. El cuidado de los sentidos es fundamental para nuestro desempeño social. Las poblaciones más afectadas por la pérdida auditiva son los niños y adultos mayores y por ello, se debe enfrentar con la misma atención que siempre se ha hecho, aún en medio de esta pandemia. Los casos detectados a tiempo, logran un adecuado tratamiento y posteriormente una rehabilitación que potencializará el lenguaje y desarrollo auditivo, logrando así una mayor inclusión en ámbitos escolares y laborales. Es necesario asumir el control como personas, convivir con las mejores condiciones de riesgo frente a este virus y continuar con los tratamientos.

Le podría interesar: