Cómo adaptar un viaje a tu condición de salud y disfrutarlo

Karla Ortiz, creadora de “Una jeva con Esclerosis Múltiple” comparte su experiencia visitando Grecia

Un vestido rojo, fotógrafo, paisaje espectacular, una silla de ruedas y el apoyo de sus cuidadores. Con esa combinación, Karla Ortiz llegó al punto más alto de Oía, en la famosa localidad de Santorini, Grecia, para hacer su soñada sesión fotográfica. Esa combinación y un plan de viaje flexible, pero bien pensado, le permitieron a la conocida “Jeva con Esclerosis Múltiple” disfrutar al máximo su experiencia de 10 días por los históricos territorios griegos.

Karla, quien se ha destacado por compartir cómo se adapta a la realidad de vivir con la condición de Esclerosis Múltiple sin perder el entusiasmo y el amor por la vida, se dio a la tarea de documentar su reciente viaje. Lo hizo con dos propósitos: inspirar a personas con alguna discapacidad a viajar donde deseen y anotar sus recomendaciones sobre los detalles que deben tomar en cuenta al planificar su destino.

Viajar nunca dejó de estar en los planes de Karla, pese a las limitaciones de movilidad y los tratamientos que requiere atender su diagnóstico de Esclerosis Múltiple. Así que se preparó para ir a Grecia como una turista con discapacidad física. Eso significó tiempo para evaluar vuelos, alojamientos, atracciones, transportación, compañía indicada y los importantes detalles de autocuidado. “Es mejor llorar en Santorini que en casa”, comentó en broma Karla, apegándose al buen humor y al entusiasmo como aliados para llevar una vida que le ha impuesto obstáculos físicos, pero le ha abierto a nuevas posibilidades.

“Fue mi primera vez en Europa y mi primer viaje con mucha limitación física. Mi expectativa era relativamente baja. Hice una investigación bien intensa antes de irme. Por eso, cuando fui, de verdad que todo se hizo bastante fácil”, relató. Su ruta incluyó Atenas, Santorini y Mykonos.

Una Jeva con Esclerosis en Grecia

A sus 29 años, Karla utiliza un andador para recorrer distancias cortas. Esta vez, optó por moverse en una silla de ruedas, para reducir riesgos. Esta decisión supuso indagar acerca de los servicios que las líneas aéreas ofrecen a personas con movilidad limitada y localizar hospederías con acceso a la calle, rampas y ascensores. No siempre es la alternativa más económica, pero Karla recomienda elegir vuelos con pocas o ninguna escala. “Para una persona con limitaciones físicas o cualquier tipo de condición, las escalas muchas veces pueden ser su peor enemigo”, opinó, al tiempo que destacó la importancia de contar con un seguro de viaje y preparar su lista de medicamentos para que ninguno le falte durante el tiempo que dure sus vacaciones.

Asimismo, hay que hacer llamadas y confirmaciones con las hospederías para asegurarse de que cuentan con instalaciones adaptadas a personas con problemas de movilidad. La “Jeva” señala que muchas atracciones tienen precios y consideraciones especiales para las personas con discapacidad física y sus cuidadores. Gracias a eso, no tuvo inconvenientes en pasearse y tomarse fotos, por ejemplo, en el milenario Acrópolis de Atenas.

¡Los acompañantes! Sí, ese detalle también es importante para un viajero con limitaciones de movilidad, dice Karla. Con ella fueron su mamá Elba y dos primos. “De mi prima aprendí la importancia de tener un cuidador que se atreva a preguntar y a moverse para que estés bien”, afirma. Ellos también velan por que haya momentos para descansar el cuerpo.

La “Jeva” menciona sus lecciones, porque no todos los planes son perfectos. Por ejemplo, recomienda elegir la época del año que mejor se adapte a la condición de salud del viajero. En su caso, viajó en agosto y le tocó enfrentar una ola de calor. Los pacientes de Esclerosis Múltiple deben evitar las altas temperaturas. Pudo protegerse ingiriendo mucha agua, usando ropa fresca y colocando compresas de agua en su cuerpo. “Si le diera para atrás al tiempo, escogería otra fecha con menos turistas y menos calor”, advierte. Adaptar el deseo de seguir explorando para no arriesgar el cuerpo a un desgaste, es muy importante, enfatiza Karla. Hay que tener un plan A y un plan B, por si te sientes mal y debes disfrutar con actividades que requieran menos esfuerzo físico.

La joven empresaria tiene en agenda seguir con sus planes de viaje. En el panorama están Italia y España. También dará un salto más corto a Miami para celebrar su cumpleaños.

“Con este viaje, aparte de que alcancé un sueño, descubrí y reafirmé que las limitaciones están en la mente. Pude haberme quitado, sin embargo, nunca fue opción. ¡Me siento fuerte y feliz!”, concluye Karla, quien ha hecho famosa su frase “se vale todo, menos quitarse”.

¿Quieres viajar y tienes movilidad reducida? La “Jeva” te da sus consejos de viaje:

Estudia el destino que quieres visitar y asegúrate que sea cómodo para ti.

  • Elige la época de año con el clima más beneficioso para tu condición y, preferiblemente, con menos turistas.
  • Busca ofertas de vuelo que tengan la menor cantidad de escalas posible. Si hay escalas, asegúrate que haya tiempo suficiente entre un vuelo y otro.
  • No dudes en comunicarle a la línea aérea cualquier acomodo razonable que necesites.
  • Cuenta con un seguro de viaje, por si tu salud sufre alguna recaída.
  • Asegúrate de tener las dosis de medicamentos suficientes para el periodo que estarás fuera. Informa a tus médicos acerca de tu viaje y consulta cualquier inquietud relacionada a tu condición.
  • Haz la agenda de lugares que quieres visitar. Mira fotos y fíjate cuán accesible es la atracción para ti.
  • Lleva cuidadores que entiendan tu condición y sean capaces de defender tus derechos.
  • Identifica alojamientos que estén cerca de todo lo que vas a hacer y que cuenten con rampas, ascensores y fácil acceso a la calle. Planificando este viaje, descubrí que hay muchas páginas con alojamientos a buenos precios y que tienen filtros para personas con movilidad reducida. Llama o escribe todas las veces que entiendas necesario para asegurarte que satisfacen tu necesidad y que te sentirás cómodo.
  • Si tienes problemas de movilidad, trata de alquilar un auto. Evita usar la transportación colectiva, porque puede dejarte lejos de las atracciones. Si el hotel te ofrece transportación, notifícale tu limitación y te enviarán el carro adecuado para buscarte.
  • Toma todos los descansos que necesites. Lo más importantes es hacer un balance entre tu condición y el ritmo de viaje que vayas a llevar.