¿Son elegibles los no vacunados para cobrar desempleo? Aquí te decimos

La determinación depende en gran medida de las justificaciones expuestas para el despido del trabajador

Dennis A. Jones

¿Puede un trabajador despedido después de negarse a vacunarse contra el Covid-19 reclamar beneficios de desempleo?

Sepa que, según el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), la contestación se evalúa caso a caso, a partir de las justificaciones para el despido.

“Hay que ver el caso. ¿No se vacunó porque no quiso? ¿O por razón médica o de religión? Si es por razón médica o religiosa es despido injustificado. Solo tiene que cumplir todos los lunes con presentar prueba negativa al patrono”, indicó Carlos Rivera Santiago, secretario del DTRH, en declaraciones escritas, al subrayar que cada circunstancia requiere investigación de la agencia.

No obstante, el titular del DTRH aclaró que, en ciertos espacios laborales de alta exposición al público, un patrono tiene la prerrogativa de exigir la vacunación contra el virus, sin excepciones por motivos médicos o religiosos. Entre estos, mencionó negocios de uñas y masajes, así como el servicio de transporte público.

Para justificar un despido, “el patrono tenía que tener unas políticas claras de vacunación y reglamentos o normas establecidas. Si la persona tenía una razón de salud o religiosa debe cumplir con su acomodo o las normas establecidas como parte de su acomodo”, precisó Rivera Santiago.

Desde mediados de año, una vez la disponibilidad de vacunas contra el Covid-19 se amplió a toda la población de 12 años en adelante, el gobernador Pedro Pierluisi implementó, mediante órdenes ejecutivas, la inoculación como requisito para que empleados y clientes accedieran a diversos establecimientos con presencia de público.

En algunas instancias, se permitía la entrada con evidencia de un resultado negativo a la prueba de Covid-19 o, por el contrario, se exigía que el lugar operara con menor ocupación si no exigía a su clientela evidencia de vacunación.

A nivel federal, el presidente Joe Biden también ordenó restricciones que impactaron particularmente a empleados del gobierno estadounidense y de las empresas de mayor tamaño.

“En Puerto Rico un patrono tiene la obligación de proteger a todos sus empleados contra muerte y enfermedades”, puntualizó Rivera Santiago.