¿Cómo son los cambios en la sexualidad de mujeres mastectomizadas?

Portal con noticias e información útil para una comunidad que sigue activa y que está al tanto de la tecnología, el cuidado de su salud, la diversión y el ejercicio.

El cáncer de mama supone la primera causa de muerte por cáncer en la población femenina a nivel mundial. Su incidencia va aumentando a nivel global. Uno de los tratamientos más recurrentes es la cirugía y aunque se tiende a realizar cirugía conservadora, hay situaciones en las que se requiere de una mastectomía.

Muchas de las pacientes que se recuperan del cáncer ven afectada su función sexual durante la fase aguda de los tratamientos como secuela en el período de recuperación. Un diagnóstico o tratamiento de cáncer de mama puede alterar la intimidad como una parte importante de la calidad de vida. 

03eaf4026915dcc4-627a42864e326d843a077184a5ba429b.jpg

¿Qué factores influyen?

Algunos de los factores que pueden asociarse a posibles dificultades sexuales como consecuencia del tratamiento podrían ser la localización y extensión de la enfermedad, el tratamiento en sí y la edad del paciente.

El efecto de la quimioterapia y la radioterapia sobre la acción hormonal así como los síntomas psicológicos subyacentes de depresión y ansiedad pueden tener un impacto negativo sobre la sexualidad. 

Dolor, nivel de energía y estado hormonal también influyen en la sexualidad durante o después de los tratamientos.

Sentimientos de insatisfacción

El tratamiento quirúrgico incluye el constante recuerdo o la realidad de cicatrices o pérdidas de partes de cuerpo tal como sucede en las pacientes que atravesaron una mastectomía. Las mujeres que atravesaron una operación de este tipo no solamente se sienten afectadas por la pérdida de un órgano sexual sino por la desaparición de una sensación en el área de la cirugía y por una imagen física alterada.

¿Puede ser la cirugía conservadora de mama una opción?

La cirugía conservadora de mama es una opción quirúrgica y cosmética que puede facilitar una buena adaptación psicosocial en algunas pacientes. Sin embargo, algunas investigaciones indican que los beneficios en el funcionamiento sexual, no suelen tener muy buenos resultados por el tratamiento de quimioterapia adyuvante (que puede administrarse posteriormente a la cirugía).

En mujeres jóvenes tiene un impacto mucho más fuerte sobre las funciones sexuales, debido a la menopausia prematura que se puede experimentar como efecto adverso del procedimiento médico mencionado.

Síntomas a experimentar

Los síntomas de la menopausia como sofocos, sudoración nocturna, sequedad y atrofia vaginal pueden producir importantes consecuencias físicas y descontento emocional. Los cambios vaginales pueden generar dolor durante la relación sexual y llevar hacia la interferencia del deseo o de la habilidad en las relaciones íntimas.

La comunicación en la pareja es importante para optimizar el funcionamiento sexual y la intimidad después del tratamiento. 

Más en Nueva Mujer: