Gobierno instalará placas solares y cisternas en hogares que cualifiquen al programa R3

Según el secretario de Vivienda, la intención es que se atienda a todas las familias que entren al programa, que cerró con más de 19,000 solicitudes activas

El secretario de Vivienda, William Rodríguez, en entrevista con Metro - Dennis A. Jones

Por lo menos 12,000 familias que se beneficiarán del programa R3 (Reparación, Reconstrucción y Resiliencia) del Departamento de la Vivienda igualmente verán instalados en sus hogares sistemas de energía solar y cisternas para el almacenamiento de agua.

En conferencia de prensa, el gobernador Pedro Pierluisi y el secretario de Vivienda, William Rodríguez, anunciaron que, al menos en su fase inicial, se destinarán $300 millones para este propósito, que se sumará a los $3,219 millones que ya se asignaron a R3.

Los $300 millones provienen del Programa de Instalaciones Comunitarias para la Resiliencia Energética y de Abastecimiento de Agua (CEWRI, en inglés), que, al igual que R3, se financia con los fondos de subvenciones en bloque para desarrollo comunitario tras desastres (CDBG-DR) que se asignaron a Puerto Rico después de los huracanes Irma y María.

“Esto va a tener un impacto significativo en la calidad de vida de nuestro pueblo a través de toda la isla. Es importante mencionar que las familias elegibles serán contactadas directamente por el Departamento de Vivienda, por medio de un manejador de caso que les proveerá orientación sobre el proceso de solicitud de participación y elegibilidad en este programa”, indicó el primer ejecutivo.

Rodríguez, en tanto, detalló que tanto el sistema de energía renovable como el de almacenamiento de agua se instalarán en los hogares que ya fueron reparados o reconstruidos, así como en los de las familias que en el futuro sean admitidos al programa R3.

“Ya esas personas fueron precualificadas, no se les va a pedir mucha información adicional. De hecho, no vamos a abrir un programa para solicitudes, nosotros vamos a ir directamente a las personas que ya cualificaron para hacer una inspección de la vivienda para hacer una instalación posteriormente de lo que es el equipo de placas fotovoltaicas (solares) y lo que es la cisterna. No estamos hablando de que es un requisito adicional ni se va a estar solicitando documentación adicional porque ya esas familias fueron cualificadas bajo el programa R3”, recalcó el funcionario.

A mediados de septiembre, el Departamento de la Vivienda informó que se habían reparado o reconstruido 1,651 hogares, mientras que Rodríguez ha precisado que el objetivo de la agencia es elevar esa cifra a 3,000 para fin de año y completar unos 6,000 hogares anuales entre 2022 y 2024.

Aunque para R3 existen más de 19,000 solicitudes activas, el Departamento de la Vivienda apenas ha notificado de su precualificación a cerca de la mitad de las familias, como parte de un proceso que Rodríguez admitió se extenderá hasta el año entrante.

“Una vez hagamos el acercamiento a la persona, va y se hace el ‘assessment’ (avalúo) de la carga (energética), etcétera, porque ya tenemos esa información de las casas que reconstruimos, pero de las casas que reparamos va a haber que hacer una evaluación para esa instalación y va a ser relativamente rápido, tan rápido como los suplidores tengan ese material en Puerto Rico para hacer todas esas instalaciones”, añadió Rodríguez.

El titular de Vivienda señaló que la capacidad de las cisternas y el sistema fotovoltaico dependerá de la composición familiar y las necesidades particulares, como pudieran ser las personas que dependen de equipo médico que requiera electricidad para su uso.

“Lo que vamos a estar instalando es carga crítica, es hasta 4.3 kilos (kilovatios) y la cisterna también va a depender de la composición familiar. Va a ser de 4.3 (kilovatios) hacia abajo […] Si hay una necesidad de equipo médico adicional se va a tomar en consideración”, dijo Rodríguez.

La cifra de 12,000 familias que se beneficiarían, de acuerdo con Rodríguez, es producto del alcance que se calcula puedan tener los $300 millones del programa CEWRI. Sin embargo, Rodríguez anticipó que en el futuro se anunciarían iniciativas adicionales para lograr cubrir a todas las familias que en última instancia cualifiquen a R3.

Los $300 millones “fueron los fondos que se destinaron inicialmente, por eso digo que es una primera fase. El programa se nutrirá de los fondos que sean necesarios para poder cubrir la totalidad de los participantes que cualifiquen para el programa (R3)”, expresó Rodríguez.

Entre los fondos que, en un futuro, también podrían utilizarse para la instalación de cisternas y placas solares, figuran unos $400 millones que, según se anunció hoy, se separarán para el Fideicomiso de Energía Verde provenientes del programa CDBG-MIT, el componente de mitigación riesgos de la asignación de $20,000 millones que el Congreso aprobó para el país como consecuencia de los huracanes Irma y María.

Se espera que, a partir del año que viene, el Departamento de Vivienda también tenga acceso a un bloque de $1,932 millones en fondos CDBG-DR destinado a fortalecer la resiliencia energética. Aunque cerca de $1,000 millones de ese bloque se usarán para el pareo estatal de los proyectos de la Autoridad de Energía Eléctrica financiados por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, Rodríguez dijo que el restante buscaría atender principalmente iniciativas de “energía renovable”.

“Estamos evaluando todavía, pueden ser una combinación, pueden ser ‘micro-grids’ (microrredes), estamos evaluando todavía distintas alternativas. No descartamos ninguna en este momento”, dijo el secretario al preguntársele si entre los usos elegibles para esos fondos se encontraría la instalación de sistemas de energía renovable en hogares.