Redes sociales no son tan malas para los jóvenes como se creía

Las redes sociales se han convertido en una parte muy importante de nuestras vidas, lo que hace que surja la preocupación por su impacto en la salud mental de las generaciones más jóvenes. Sin embargo, un estudio reciente aporta cierta tranquilidad al respecto

Durante la pandemia del COVID-19, las redes sociales han experimentado un importante crecimiento en el número de usuarios y en el tiempo que pasan en estas plataformas.

Según el informe Digital 2021 Global Overview Report de Datareportal, el número de personas que acceden a las redes sociales aumentó en más de un 13% durante el año pasado, lo que elevará el número total de usuarios mundiales a casi 4.200 millones a principios de 2021.

Otra estadística, revelada por el Centro de Investigación Pew, muestra que el 90% de los adolescentes estadounidenses de entre 13 y 17 años afirma tener acceso a un teléfono inteligente o utilizar las redes sociales. Y el 45% dice que usa Internet "casi constantemente". Esta situación hace que el 65% de los padres estadounidenses estén preocupados porque sus adolescentes pasan demasiado tiempo frente a las pantallas.

Además de estas cifras, algunos estudios e informes de los medios de comunicación afirman que las redes sociales podrían ser perjudiciales para la salud mental de los adolescentes. Por ejemplo, un estudio del Education Policy Institute y The Prince's Trust publicado en enero de este año afirmaba que el uso intensivo de las redes sociales está asociado a un bienestar y una autoestima negativos.

Sin embargo, una nueva investigación de la Universidad de Oxford encontró pocas pruebas de que haya una mayor asociación entre el compromiso tecnológico de los adolescentes y la salud mental.

Los científicos examinaron los datos de más de 430.000 adolescentes del Reino Unido y Estados Unidos para averiguar cómo han cambiado las asociaciones entre el uso de la tecnología por parte de los adolescentes y la salud mental en los últimos 30 años.

Investigaron los vínculos entre el uso de las redes sociales y la depresión, los problemas emocionales y los problemas de comportamiento. Así como las asociaciones entre el visionado de la televisión y la suicidalidad, la depresión y los problemas emocionales y de conducta.

"Si queremos entender la relación entre la tecnología y el bienestar hoy en día, primero tenemos que retroceder y mirar los datos históricos – desde la época en que a los padres les preocupaba que el exceso de televisión hiciera que sus hijos tuvieran los ojos cuadrados – para poder enfocar las preocupaciones contemporáneas que tenemos sobre las nuevas tecnologías", explicó a Metro el Dr. Matti Vuorre, investigador postdoctoral en el Oxford Internet Institute y autor principal del trabajo.

capturadepantall-ff5f6f73ddc56e67f4fd5dc0a3114856.png
Redes sociales iStock

De las ocho asociaciones estudiadas, sólo tres indicaron algún cambio a lo largo del tiempo. El uso de las redes sociales y el visionado de la televisión se habían asociado con menos fuerza a la depresión, pero, por otro lado, la correlación de las redes sociales con los problemas emocionales había aumentado. Sin embargo, los cambios observados a lo largo del tiempo fueron pequeños.

Basándose en estos resultados, los expertos sugieren acumular más datos para conocer con precisión los efectos de los medios sociales en la salud mental de los adolescentes.

"A medida que se acumulen más datos sobre el uso que hacen los adolescentes de las tecnologías emergentes, nuestro conocimiento de ellas y de sus efectos sobre la salud mental será más preciso. Así que es demasiado pronto para sacar conclusiones firmes sobre el aumento, o la disminución, de las asociaciones entre los medios sociales y la salud mental de los adolescentes, y es ciertamente demasiado pronto para hacer políticas o regulaciones sobre esta base", concluyó Andy Przybylski, director de investigación del Oxford Internet Institute y autor principal del estudio.

Metro habló con Vuorre para saber más.

430 mil adolescentes en el Reino Unido y Estados Unidos fueron examinados en la nueva investigación.

"Necesitamos colaboraciones más transparentes y creíbles entre los científicos y las empresas tecnológicas para desvelar las respuestas. Los datos existen dentro de la industria tecnológica, los científicos sólo necesitan poder acceder a ellos para realizar una investigación neutral e independiente". Andy Przybylski, director de investigación del Oxford Internet Institute

ENTREVISTA

capturadepantall-c0dc90313cbe788d8f24ec759ee54a59.png
Dr. Matti Vuorre

Dr. Matti Vuorre

investigador postdoctoral del Oxford Internet Institute

P: ¿Por qué se cree que las redes sociales son perjudiciales para la salud mental de los adolescentes?

– Por lo general, hay algo muy ‘pegajoso’ en la idea de que algo que todavía es tan novedoso, pero al mismo tiempo extremadamente prevalente en nuestras vidas, podría estar causando un daño generalizado. Esta preocupación se agrava con algunos informes iniciales que afirmaban haber encontrado una relación entre, por ejemplo, el uso de las redes sociales y la depresión, que fueron magnificados por los medios de comunicación populares. Es de suponer que también las declaraciones de las principales figuras de la tecnología, en las que no dejan que sus hijos utilicen los teléfonos inteligentes, conllevan cierta autoridad percibida. La preocupación por los teléfonos no es una novedad. Ya hemos visto patrones similares en el pasado con la televisión, los videojuegos e incluso las radionovelas.

P: Háblanos del impacto de la pandemia de COVID-19 en nuestro uso de la tecnología y los medios sociales.

– Nada ha puesto más de relieve la importancia de las plataformas online y virtuales, las aplicaciones de comunicación, etc. para la comunicación humana que el extraordinario año que acabamos de vivir. Pero la comunicación a través de aplicaciones y entornos en línea es desde hace mucho tiempo algo cotidiano para las masas de adolescentes, que suelen estar a la vanguardia de la adopción de nuevas aplicaciones y canales de redes sociales, y los utilizan para mantenerse en contacto y vivir su vida social.

P: ¿Cuáles serían tus recomendaciones para los adolescentes en cuanto al uso de la tecnología?

– Siempre es una buena idea tener en cuenta por qué hacemos lo que hacemos. Por lo tanto, si la tecnología te ayuda a encontrar la conexión con los demás y a sentirte bien contigo mismo, bien. Si descubres que sirve para un propósito menos positivo en tu vida, como relacionarte con los medios de comunicación debido a la presión de los compañeros u otras razones externas, es bueno hacer una pausa y pensar si el tiempo podría estar mejor empleado. Aparte de eso, como científicos, actualmente no disponemos de datos lo suficientemente detallados como para hacer recomendaciones directas a las personas, o a los responsables políticos.