Justicia no radicará cargos por asesinato contra Félix Verdejo

La agencia estatal dejará que el caso del boxeador, Félix Verdejo, sea procesado a nivel federal por la muerte de Keishla Rodríguez Ortiz.

Félix Verdejo compareció el viernes ante el CIC de San Juan. - Dennis A. Jones

El secretario de Justicia, Domingo Emanuelli Hernández, informó hoy que, luego de un análisis cuidadoso de los cargos federales imputados a Félix Verdejo Sánchez y de acuerdo con la norma expuesta por el Tribunal Supremo de Estados Unidos, el Departamento de Justicia de Puerto Rico, no presentará cargos contra este por el asesinato de Keishla Rodríguez Ortiz.

“Basado en el caso de Sánchez Valle y luego de la ponderación de consideraciones prácticas en la presentación de evidencia, tomamos la determinación de que los cargos contra Félix Verdejo Sánchez y Luis Antonio Cádiz Martínez sean procesados por el foro federal. De este modo, estaremos concentrando todos los esfuerzos en un solo foro para, de manera efectiva, lograr la convicción de los responsables de la muerte de Keishla”, indicó el secretario de Justicia en declaraciones escritas.

El caso Puerto Rico vs. Sánchez Valle dispuso que, de acuerdo con la protección constitucional contra la doble exposición y debido a que Puerto Rico no es un estado federado, no se puede procesar en los tribunales de Puerto Rico a una persona que haya sido absuelta, convicta o expuesta a serlo por el mismo delito en los tribunales federales.

“En este caso, el gran jurado autorizó cargos federales contra Félix Verdejo, y se presentaron acusaciones por los delitos de robo vehicular con resultado de muerte, secuestro con resultado de muerte, posesión y uso de un arma de fuego en un delito de violencia.  Las acusaciones federales imputan el asesinato o muerte de Keishla, en los cargos de secuestro y carjacking.  Además, alegan la muerte premeditada de Keishla como parte de las circunstancias especiales agravantes. En vista de que la Fiscalía federal alegó (y habrá de probar) el asesinato de Keishla como parte de los elementos de los delitos de secuestro y el carjacking, así como un factor especial agravante, la norma de Sánchez Valle no aconseja presentar cargos estatales que puedan comprometer el procesamiento efectivo de este caso, que nos ha consternado a todos”, explicó Domingo Emanuelli.

Este agregó que el Departamento de Justicia continuará trabajando en colaboración y coordinación con la Fiscalía Federal para el Distrito de Puerto Rico para apoyar el proceso que le haga justicia a Keishla y a las víctimas del crimen.

A Verdejo se le imputa en el Tribunal Federal haber cometido los delitos de secuestro que resulta en muerte, carjacking que resultó en muerte, asesinato de una criatura no nacida y la portación y uso de un arma de fuego mientras se cometía un delito. En cambio, Luis Cádiz Martínez, el supuesto cómplice del boxeador, enfrenta los mismos delitos que Verdejo, pero no se le imputó el cargo de portación y uso de un arma de fuego en la comisión de un delito.

Verdejo y Cádiz Martínez se declararon no culpables. Ambos permanecen presos en la cárcel federal sin fianza, mientras se ve su juicio.

La Fiscalía federal notificó al tribunal que ambos delitos son elegibles para la pena capital, pero insistieron en que aún no han determinado si solicitarán dicha sentencia al Departamento de Justicia federal.

Según el Gran Jurado, hubo planificación y premeditación sustanciales para provocar la muerte de la víctima, y Verdejo prometió un pago o compensación al otro hombre por su participación en el crimen, a lo que Cádiz Martínez accedió.

En este caso, el juez federal Pedro Delgado Hernández, emitió una mordaza a los acusados.

Según una declaración jurada de un agente federal en el caso,

Luego de hablar con Keishla, Verdejo le conecó un golpe en el rostro a Keishla y luego la inyectaron con una droga que compraron en el residencial Luis Llorens Torres. Después, Verdejo y Cádiz Martínez amarraron las manos y pies de Keishla con un cable. Le ataron un bloque.

Cádiz Martínez tomó las llaves del carro de Keishla y se lo llevó. Pasaron con ambos carros por el puente Teodoro Moscoso. Llegaron hasta un lado del puente y lanzaron a Keishla con el bloque amarrado a los pies a las aguas de la laguna San José donde apareció flotando posteriormente. Ya estando el cuerpo en el agua, Verdejo le disparó con un arma de fuego desde el puente.

Luego fueron a dejar el auto de Keishla abandonado en Canóvanas.

La autopsia al cuerpo de la víctima corroboró la versión de la investigación. La joven de 27 años, que estaba embarazada de Verdejo, estaba viva al momento que la lanzaron del puente, pues la causa de muerte fue por asfixia por inmersión.

El pueblo se derbordó en solidaridad a la familia de Keishla durante sus actos fúnebres.

Aquí la fotogalería del fotoperiodista Rafael Contreras del sepelio de Keishla Rodríguez: