Comisionado informa al Congreso estado de los servicios del Seguro Social

La pandemia ha dado lugar a cambios sin precedentes.

Seguro Social - Getty

El Comisionado del Seguro Socia, Andrew Saul, escribió a miembros claves del Congreso para crear concientización sobre los recursos que el Seguro Social necesita para recuperarse de la pandemia en curso y mejorar el servicio.

"Desde que me convertí en Comisionado, he enfocado nuestras acciones y nuestros recursos en los esfuerzos para mejorar el servicio que brindamos a los millones de personas que acuden a nosotros en busca de ayuda. He sido claro en mis peticiones de presupuesto sobre lo que se necesita para mejorar el servicio y mantener la integridad de nuestros programas: tanto empleados adicionales de primera línea para ayudar a las personas en estos momentos, como inversiones en tecnologías de información para mejorar nuestro futuro. El 2021 es un año crítico para moldear al Seguro Social a tener éxito después de la pandemia, pero nuestros recursos limitados retrasarán nuestra recuperación. Agradezco al Presidente Biden quien apoyo nuestras necesidades con su petición presupuestario para el año fiscal 2022 de casi $14.2 mil millones para nosotros, que es $1.3 mil millones más de lo que recibimos este año para operar nuestra agencia. Nadie anticipó la duración de la pandemia y los retos continuos que nos presenta", señaló el Comisionado en una misiva.

A continuación, el texto completo de la carta:

21 de abril de 2021

El Honorable John B. Larson

Presidente, Subcomité de Seguro Social, Comité de Medios y Arbitrios

Cámara de Representantes de los EE. UU.

Washington, DC 20515

Estimado presidente del subcomité Larson:

Le escribo porque quiero ser claro sobre el impacto negativo en los servicios del Seguro Social debido a la pandemia en curso y nuestro nivel de financiamiento en el año fiscal 2021. Nuestra apropiación anual para el año fiscal 2021 fue casi $900 millones menos que mi petición original. Está efectivamente al nivel de los fondos que recibimos durante cada uno de los últimos cuatro años, a pesar de los aumentos significativos en los costos fuera de nuestro control, como los aumentos salariales a través del gobierno.

La pandemia ha dado lugar a cambios sin precedentes. La seguridad del público y de nuestros empleados ha sido el factor principal en la forma en que brindamos los servicios durante la pandemia. Para proteger al público y a nuestros empleados, hemos limitado necesariamente el servicio en persona a situaciones críticas que solo se pueden resolver en persona. Mientras seguimos brindando servicios al público por teléfono y por internet, todavía tenemos problemas para recibir y verificar documentos y pruebas médicas que necesitamos para tomar decisiones. Incluso con menos solicitudes en el año fiscal 2021, los retos relacionados con la pandemia y las limitaciones operativas presentan numerosas barreras que impiden que nuestros empleados puedan completar ciertos tipos de trabajos a tiempo. En el año fiscal 2020, el tiempo promedio que nos tomó completar un trámite en nuestras oficinas locales aumentó 20 por ciento, lo que redujo significativamente nuestra productividad. Estamos trabajando arduamente para enfrentar estos retos, pero los cambios abruptos en la forma en que hacemos nuestro trabajo han causado un embotellamiento en ciertos tipos trabajos y un deterioro del servicio fuera de nuestro control. El 23 de febrero de 2021, compartimos con su personal las implicaciones posibles que el nivel de financiación del año fiscal 2021 podría perjudicar más los servicios.

Sin embargo, nuestros retos operativos se han visto agravados por nuestra inhabilidad de usar plenamente nuestros fondos de integridad del programa. Para usar estos fondos, debemos llevar a cabo revisiones para ahorrar costos–evaluaciones de continuación de la incapacidad (CDR, por sus siglas en inglés) y redeterminaciones de Seguridad de Ingreso Suplementario. Tuvimos que reducir nuestras CDR médicos completos planificados por un 30 por ciento debido a la pandemia, el nivel más bajo desde el año fiscal 2013. Aplazamos estos tipos de trabajo en la primera parte de la pandemia para proteger los ingresos y el cuidado de salud de los beneficiarios, y para reducir la carga a la comunidad médica, que había suspendido la mayoría de los servicios electivos.

Mientras reiniciamos estos tipos de trabajo a fines del año fiscal 2020, las estamos manejando por correo y teléfono. Durante la pandemia, estos tipos de trabajo complejos a menudo requieren múltiples contactos con un beneficiario, lo que retrasa nuestra capacidad de completar el trabajo. Además, más del 30 por ciento de nuestras solicitudes iniciales por incapacidad y las CDR requieren un examen consultivo con un proveedor médico para que podamos obtener suficiente información médica para tomar una decisión. En este momento, un poco más del 70 por ciento de nuestros proveedores de exámenes consultivos están programando exámenes en persona. Enfocamos nuestros exámenes consultivos limitados para las solicitudes iniciales por incapacidad para asegurar que podamos proporcionar beneficios a las personas con derecho. Aún con ese enfoque, el tiempo medio de procesamiento de las solicitudes iniciales por incapacidad aumentó 45 días en el último año. Por último, estimamos que las limitaciones actuales en el financiamiento de nuestro programa de integridad profundizan nuestro déficit por aproximadamente $200 millones.

Desde que me convertí en Comisionado, he enfocado nuestras acciones y recursos en los esfuerzos para mejorar el servicio que brindamos a los millones de personas que acuden a nosotros en busca de ayuda. He sido claro en mis peticiones de presupuesto sobre lo que se necesita para mejorar el servicio y mantener la integridad de nuestros programas: tanto empleados adicionales de primera línea para ayudar a las personas en estos momentos, como inversiones en tecnologías de información para mejorar nuestro futuro. La tecnología de información es fundamental para ofrecer al público más opciones electrónicas y por internet que esperan de las organizaciones hoy día, mejorar la tecnología para facilitar que nuestro personal ayude al público, y garantizar que tengamos una plataforma segura y moderna para respaldar más de $1 billón en pagos de beneficios cada año.

He congelado contrataciones de puestos que no son de primera línea para que podamos llevar todos los recursos disponibles a las oficinas que ofrecen servicio directo al público. Aumenté las contrataciones de empleados en nuestras oficinas locales, el número nacional 800, los centros de procesamiento, y los servicios estatales de Determinación de Incapacidad (DDS, pos sus siglas en inglés) por casi 3,000 personas desde el 2019. Aumenté las inversiones en tecnología de información para acelerar nuestra modernización y aumentar las opciones de servicios por internet.

Trabajamos con la comunidad de defensores de derechos para ayudar a garantizar que las poblaciones más vulnerables puedan acceder nuestros servicios. Nuestros esfuerzos incluyen una campaña de comunicación robusta, en combinación con una amplia gama de recursos por internet, para brindar información sobre las opciones de servicio para el beneficiario y las personas u organizaciones que les ayudan.

También decidí pagar a los empleados premios para que sepan que apreciamos su dedicación y trabajo arduo, especialmente durante estos momentos difíciles. He presionado al Seguro Social para que encuentre formas creativas de mantener estos esfuerzos a pesar del recorte presupuestario significativo que tuvimos este año.

Hemos explorado todas las posibilidades para eliminar nuestro déficit presupuestario, pero no podemos superarlo. No tengo ninguna otra opción que retrasar la contratación de empleados que ya teníamos planificada para operar dentro de nuestros recursos apropiados. Tampoco podemos compensar el número reducido de empleados con horas extras. Estamos operando con el nivel más bajo de horas extras en la última década. Estas decisiones tienen un impacto negativo duradero en el servicio que podemos brindar al público de esta nación. Esto aumentará las esperas para servicio en nuestras oficinas locales y en nuestro número 800 a medida que comencemos a salir de la pandemia. El número de trámites pendientes en nuestros centros de procesamiento crecerá de aproximadamente 3.7 millones de trámites pendientes a fines del año fiscal 2020 a más de 4.2 millones de trámites pendientes a fines del año fiscal 2021. Esto retrasará nuestro plan de eliminar la acumulación de casos en el DDS, que actualmente tiene alrededor de un 20 por ciento más de casos pendientes en comparación con antes de la pandemia, a medida que anticipamos un aumento en solicitudes por incapacidad en el año fiscal 2022.

La pandemia ha cambiado la forma en que trabajamos en el Seguro Social de una manera sin precedente. Al comienzo de la pandemia, hicimos la transición a trabajo remoto, nos enfocamos en los trabajos de servicios críticos a través de opciones por internet y teléfono, y suspendimos algunos trámites adversos para proteger al público durante un período de tiempo particularmente crítico. La pandemia requirió necesarios ajustes operativos para servir al público de manera segura, lo que redujo nuestra capacidad de completar nuestro trabajo y contribuyó a aumentar los retrasos y los tiempos de espera en algunas áreas de servicio de prioridad. Estos factores de novedad nos impidieron lograr algunas de nuestras metas del año fiscal 2020 y pusieron nuestras metas del año fiscal 2021 y años futuros en riesgo. El 2021 es un año crítico para moldear al Seguro Social a tener éxito después de la pandemia, pero nuestros recursos limitados retrasarán nuestra recuperación.

Agradezco al Presidente Biden quien apoyo nuestras necesidades con su petición presupuestaria para el año fiscal 2022 de casi $14.2 mil millones para nosotros, que es $1.3 mil millones más de lo que recibimos este año para operar nuestra agencia. Nadie anticipó la duración de la pandemia y los retos continuos que presenta. Espero que considere estos retos y apoye su petición para ayudarnos a mejorar el servicio.

Sinceramente,

Andrew Saul

Comisionado

Te recomendamos en video