Por esta razón la princesa Margarita rechazaba a Lady Di incluso después de su muerte

Solo la muerte de ambas acabó con esta rivalidad que se inició desde los primeros años de Diana en la realeza.

En la biografía de la princesa Diana es bien conocido que tenía detractores dentro de la propia Familia Real, y quizás, una de sus más fuertes adversarias era la princesa Margarita, hermana menor de la reina Isabel II quien además era su vecina en el Palacio de Kensington.

Según un reportaje de Vanity Fair, el odio que esta sentía hacia la madre de los príncipes Harry y William era tan profundo que el día de su funeral se negó a inclinar su cabeza para mostrar respeto al féretro. Pero, ¿por qué?

66a897dee476ee21-127fc1861ec0d60d707d09a3e073feb2.jpg
Ni siquiera la muerte de Diana en 1997 ablandó a la hermana de la reina.- Pinterest.

La fría relación de la princesa Diana y Margarita

Para llegar al origen de este odio que incluso trascendió la muerte hay que remontarse a los primeros años cuando contrajo matrimonio con el príncipe Carlos, pues su popularidad no fue bien recibida por la hija del rey Jorge VI ya que sentía que opacaba a los otros miembros.

De hecho, la misma fuente asegura que le daba vuelta a todas las revistas que hubiesen en Kensington con la foto de la aristócrata pues "no soportaba ni verla en tinta de imprenta".

Las tensiones aumentaron años después cuando Lady Di llevaba a su residencia a algunos de los hombres con los que sostuvo relaciones extramaritales pues la princesa Margarita estaba vigilándola constantemente, según el autor Andrew Morton.

1466844515318095-89bdd30cb141ba4230fe794f8798b721.jpg
Diana tuvo que convivir con la hostilidad de Margarita desde siempre.-Instagram @princesdiana.

“Cada vez que Diana se traía un hombre a pasar la noche, al que traía a escondidas en su coche, Margarita observaba desde detrás de las cortinas", reseñó el biógrafo.

El culmen de esta deteriorada relación se dio en 1995 cuando la princesa Diana reveló ante Martin Bashir, en la polémica entrevista del siglo a la BBC, las infidelidades propias, de su esposo y la contundente frase de que era un matrimonio de tres.

Sus palabras le parecieron inaceptables a la princesa que falleció en 2002, por lo que decidió retirarle la palabra e incluso le prohibió a sus hijos hablarle y su personal debía interactuar lo más mínimo posible con ella. En definitiva, un rencor que solo la muerte pudo borrar.

Te recomendamos en video: