Los perros son los mejores amigos de la mujer, no del hombre

Metro investiga qué hay detrás de las recientes investigaciones sobre nuestra relación con los perros

Un estudio reciente sugiere que las mujeres podrían estar más unidas a los perros que los hombres. Basándose en un análisis transcultural, los científicos de la Universidad del Estado de Washington (EE.UU.) descubrieron que varios factores influyeron en la creación de una relación mutuamente beneficiosa entre ambas especies, como la temperatura, la caza y, sorprendentemente, el género.

"Descubrimos que las relaciones de los perros con las mujeres podrían haber tenido un mayor impacto en el vínculo perro-humano que las relaciones con los hombres", explicó a Metro Jaime Chambers, estudiante de doctorado en antropología de la WSU y primer autor del trabajo.

Chambers añadió que al principio de la relación entre estas dos especies, los humanos eran más propensos a considerar a los perros como un tipo de persona, mientras que la participación de las mujeres se correlacionaba con un aumento de la "personalidad" de las mascotas, lo que les otorgaba ventajas como un nombre propio, dormir en los muebles o ser llorados ceremoniosamente al fallecer.

Además de la relación con las mujeres, los investigadores afirmaron que la caza también parecía reforzar el vínculo entre perros y humanos. Aunque algunos factores climáticos, como el calor, pueden haber dificultado la relación: cuanto más cálido era el clima, menos útiles eran los canes para las personas.

"En comparación con los humanos, los perros no son especialmente eficientes desde el punto de vista energético", concluyó Robert Quinlan, profesor de antropología de la WSU y autor del trabajo.

Metro habló con Jaime Chambers para saber más sobre la investigación.

"En las culturas en las que las mujeres y los perros interactuaban, los humanos tenían más probabilidades de ser útiles a los perros. Proporcionaban afecto, comida, refugio, curación y consideraban a los caninos como "personas"".
Robert Quinlan,
profesor de antropología de la Universidad Estatal de Washington, EE UU, y autor del artículo

+35.000
años atrás comenzó la domesticación de los perros.

ENTREVISTA

Jaime Chambers
estudiante de doctorado en antropología en la WSU y primer autor del trabajo

P: ¿Cómo se te ocurrió investigar la relación entre mujeres y perros?

  • Los perros tienen una relación realmente única con los humanos: como especie social compañera, nos han seguido por todo el mundo durante miles de años, viviendo junto a nosotros más tiempo que cualquier otro animal domesticado. Eso ha dado muchas oportunidades para que la relación adopte formas variadas y para que ambas especies obtengan beneficios. Sin embargo, hay una gran variación en la forma en que los humanos se relacionan con los perros en las distintas culturas. Eso es lo que queríamos explorar por encima de todo. El género fue una de las variables que elegimos explorar.

P: Cuéntanos más sobre tu investigación y sus resultados.

  • Recogimos y analizamos muestras de texto de una amplia base de datos transcultural llamada Human Relations Area Files para llegar a esta conclusión. Leímos miles de textos en los que los etnógrafos describen las relaciones entre humanos y perros en 144 culturas de todo el mundo. Etiquetamos cada texto en función de lo que describía y luego utilizamos análisis estadísticos para comparar diferentes rasgos y comportamientos entre culturas. Un tipo de contenido que rastreamos fue el basado en el género: anotamos los casos en los que los etnógrafos mencionaban a los perros interactuando con las mujeres, en lugar de con los hombres.
    Descubrimos que tanto los hombres como las mujeres eran importantes para el cuidado y el estatus de los perros en todas las sociedades: si ambos sexos interactuaban con ellos, los perros se beneficiaban y tenían un mayor estatus. Pero las mujeres tenían una mayor influencia en esa tendencia.

Por ejemplo, en las sociedades en las que se observó a los hombres interactuando con los perros, la probabilidad de que los perros recibieran cuidados y otros beneficios de los humanos aumentó en un 37%, y la probabilidad de que fueran tratados como personas aumentó en un 63%. En cambio, en las sociedades en las que se observó a los perros interactuando con las mujeres, la probabilidad de que recibieran cuidados y otros beneficios de los humanos aumentó un 127%, y la probabilidad de que fueran tratados como personas aumentó un enorme 220%. Es importante señalar que la influencia de los hombres y las mujeres era aditiva, por lo que en las sociedades en las que los perros interactuaban tanto con hombres como con mujeres, sus beneficios y su estatus aumentaban aún más que en las sociedades en las que los perros tendían a interactuar sólo con hombres o sólo con mujeres.

P: ¿Por qué la relación perro-mujer tuvo un mayor impacto en nuestro vínculo con los caninos?

  • Es algo que nos gustaría explorar más en futuros trabajos, pero podría haber muchas razones. Una razón clave podría ser que las actividades de las mujeres en muchas sociedades tradicionales tienen algún "atractivo" inherente para que los perros estén cerca. En las culturas tradicionales, las mujeres suelen encargarse más que los hombres de la preparación de la comida y el cuidado de los niños. Por tanto, hay algunos factores de atracción clave -la comida y los niños- que ofrecen amplias oportunidades para que las mujeres y los perros interactúen y se conozcan. Los perros también proporcionan cierta seguridad y pueden permitir a las mujeres moverse con más libertad. Lo vemos en algunas culturas en las que las mujeres recogen comida o cuidan de sus huertos con perros a su lado.

Adamari López se ejercita con su hija para mantenerse saludable y muestra su gran conexión

Kokedamas con sábila, así puedes atraer la prosperidad a la casa

6 consejos vitales para asegurar la calidad de vida en una mujer sobreviviente de cáncer

Le recomendamos en video: