Indigna silencio del Palacio de Buckingham tras fuertes acusaciones del príncipe Enrique y Meghan

Expertos advierten que el Palacio tendrá que romper con su costumbre y reaccionar a las expresiones

Periódicos con encabezados sobre la explosiva entrevista televisada del príncipe Enrique y Meghan a la venta en una tienda en Londres el martes 9 de marzo de 2021. - AP

Racismo. Bullying. Insensibilidad.

Las alegaciones del príncipe Enrique y Meghan de los malos tratos que recibieron de la familia real británica son tan serias que algunos observadores dicen que el silencio del Palacio de Buckingham sobre el tema sólo aviva la ira en torno a la entrevista televisiva con Oprah Winfrey.

Aunque el palacio a menudo intenta mantenerse por encima de la polémica al permanecer en silencio mientras pasa la tormenta, las acusaciones del duque y la duquesa de Sussex son tan perjudiciales que tendrá que responder públicamente, dice la biógrafa de la realeza Angela Levin.

Esa respuesta probablemente sea retrasada por la lucha de la reina Isabel II para equilibrar sus papeles a veces conflictivos como monarca y abuela, dice Levin, autora de “Harry, a Biography of a Prince”. Pero agrega que tiene muy pocas dudas de que al final la reina de 94 años tomará su decisión basada en lo que sea mejor para la institución milenaria que encabezado desde 1952.

“La reina tiene un lema: nunca quejarse, nunca dar explicaciones”, dijo Levin a The Associated Press. “Y se ha apegado a esto durante cuatro décadas. Pero yo creo que el clima y 2021, todo está por todas partes. Hay tantas redes sociales que, en este caso, realmente no puede no decir nada”.

El Times of London reportó el martes que el palacio ha postergado una declaración porque la reina quería más tiempo. El diario no citó una fuente para tal información.

Le recomendamos:

La entrevista, que se transmitió el domingo por la noche en Estados Unidos y un día después en Gran Bretaña, ha sacudido a la familia real y dividido a la gente en todo el mundo. Mientras muchos dicen que las alegaciones demuestran la necesidad de cambio dentro de un palacio que no está al día con los movimientos #MeToo y Black Lives Matter, otros han criticado a Enrique y Meghan por soltar su bomba mientras el abuelo de 99 años de Enrique, el príncipe Felipe, sigue hospitalizado en Londres tras una operación del corazón.

Durante la entrevista de dos horas, Meghan describió que se sintió tan aislada e infeliz en la familia real que tuvo pensamientos suicidas, pero que cuando pidió ayuda para su salud mental del departamento de recursos humanos del palacio le dijeron que no era una empleada. También dijo que un miembro de la familia le expresó a Enrique “preocupaciones” sobre el color de piel del hijo que esperaban. Meghan es birracial.

Winfrey luego declaró que Enrique le dijo fuera de cámara que la persona que hizo el comentario no fue ni la reina Isabel II ni el príncipe Felipe, lo que desató una ola de conjeturas sobre quién pudo ser.

Enrique también reveló que el estrés que la pareja atravesó afectó su relación con su padre, el príncipe Carlos, heredero a la corona británica, y su hermano, el príncipe Guillermo, arrojando luz a las profundas divisiones familiares que llevaron a la pareja a retirarse de sus deberes reales y mudarse a California el año pasado.

“Creo que una de las mayores preocupaciones es no querer echar leña al fuego y empeorar las cosas”, dijo Levin sobre el silencio del palacio.