Oficializan presentación de proyecto congresional para admitir a Puerto Rico como estado

Los congresistas indicaron que la medida cuenta con 50 coauspiciadores en la Cámara baja federal

Suministrada

La comisionada residente Jenniffer González y el congresista de Florida Darren Soto anunciaron esta mañana la presentación de un acta de admisión de Puerto Rico como estado de los Estados Unidos.

El proyecto, según indicaron en conferencia de prensa, cuenta con 50 coauspiciadores en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y una medida paralela sería presentada en el Senado por parte de Martin Heinrich, legislador por el estado de Nuevo México.

González y Soto, de origen puertorriqueño, destacaron que la medida tiene apoyo bipartita en el Congreso. Entre los legisladores federales que estuvieron presentes se contaron el congresista Don Young, republicano de Alaska que por largos años ha apoyado la estadidad para Puerto Rico, su correligionaria María Elvira Salazar, de Florida, y Stephanie Murphy, representante demócrata por ese mismo estado.

Le recomendamos:

Libérate de los miedos que te mantienen estancado

Alertan a mantener las atenciones médicas de las enfermedades de tiroides durante la pandemia

Supremo federal verá caso del Seguro Social Suplementario para Puerto Rico

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, también participó del anuncio.

Durante el pasado cuatrienio, el liderato republicano, encabezado por el entonces presidente, Donald Trump, y el jefe de la delegación en el Senado, Mitch McConnell, se opusieron fervientemente a cualquier iniciativa para convertir a Puerto Rico en estado, por entender que los demócratas dominarían las elecciones federales en la isla.

La medida, de convertirse en ley, permitiría una nueva votación en Puerto Rico que ratificara los resultados del plebiscito del pasado 3 de noviembre, cuando el ‘sí’ a la estadidad obtuvo un 52.5% de apoyo frente a la opción del ‘no’.

González y Pierluisi argumentaron que la estadidad ha ganado los tres últimos plebiscitos de estatus, celebrados en 2012, 2017 y 2020, a pesar de que en el primero esa opción recibió el apoyo del 46% de las personas que participaron en las elecciones, y en el segundo la tasa de participación rondó el 22%, tras un boicot de la oposición al estadista Partido Nuevo Progresista.

Murphy, la congresista de Florida, señaló que el resultado del pasado 3 de noviembre representó una “clara mayoría” en favor de la estadidad, al añadir que, a su entender, el concepto de autodeterminación, significa que el gobierno federal respete la voluntad expresada por los puertorriqueños en las urnas.

“Una clara mayoría de Puerto Rico expresó que quería igualdad y no una ciudadnaía de segunda clase. Es hora de que el Congreso actúe. Este proyecto es la respuesta que nuestra gente merece”, sostuvo Pierluisi, quien como comisionado residente entre 209 y 2016 también presentó proyectos para impulsar la estadidad.

“Respeto otras opciones de estatus pero la gente de Puerto Rico tomó una clara deciusión de que la estadidad es el camino a seguir”, insistió el mandatario.

González, en tanto, señaló que la pregunta de ‘estadidad sí o no’ que se contestó en el plebiscito de noviembre representó la primera vez que en Puerto Rico se llevó a cabo un proceso similar al que ejecutaron Hawái y Alaska previo a ser admitidos.

El senador Heinrich aseguró que en conversaciones que tuvo con Pierluisi mientras este representaba a Puerto Rico en el Congreso se convenció de que el caso de la isla era “similar” al que atravesó Nuevo México antes de convertirse en un estado federado, y señaló que nadie podía sentirse “cómodo” con que los puertorriqueños combatieran en las guerras estadounidenses sin tener representación equitativa en el gobierno federal.

Como estado, Puerto Rico tendría derecho a cuatro representantes y dos senadores federales, a base de su población actual.

A preguntas de la prensa, González planteó que la sección 9 de la medida detalla que el gobierno federal no tendría que asumir la deuda pública de Puerto Rico, que al momento se encuentra bajo la jurisdicción del tribunal de quiebras creado por la Ley Promesa, que además creó una Junta Fiscal que controla las finanzas del gobierno territorial. Soto, sin embargo, sí indicó que, como estado, Puerto Rico tendría “más derechos”, bajo las leyes de bancarrota.

“No espero que la Junta de Promesa se quede con Puerto Rico como estado”, dijo Soto.

Al momento, el proyecto radicado no aparece en el portal oficial del Congreso.

Pierluisi, por su parte, dijo que la “herencia” puertorriqueña sería un “activo” para los Estados Unidos y aseveró que “cada vez más” puertorriqueños dominan el inglés. El gobernador añadió que sería imperativo asegurar que, bajo la estadidad, la población sea “completamente bilingüe”.

La presentación del proyecto de admisión se produjo en el 104 aniversario de la imposición de la ciudadanía estadounidense por nacimiento a todos los puertorriqueños.