Denuncian Comité Oficial de Retirados mal gastó sobre $26 millones

La representante María de Lourdes Ramos Rivera acusa al Comité de ser aliado de la Junta de Supervisión Fiscal para recortar las pensiones

Capitolio de Puerto Rico. - Archivo

La representante María de Lourdes Ramos Rivera, propulsora de las medidas que han solventado los Sistemas de Retiro del gobierno y que busca crear la Ley de Retiro Digno, arremetió contra el Comité Oficial de Retirados (COR), por mal gastar sobre $26 millones sin que sus gestiones se traduzcan en defensa de los jubilados.

Ramos Rivera, para quien el Comité no tiene credibilidad alguna por haber faltado en tres ocasiones a citaciones camerales, argumentó que mientras el organismo acreditado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) favorece un recorte de 8.5 por ciento en las pensiones, malgasta un dineral que resultaría fundamental para evitar llevar a los jubilados a la miseria.

“Aquí todo el mundo que dice que viene a ayudar a Puerto Rico y a los jubilados, nos pasa la factura a los contribuyentes y todavía pretenden que los fondos buitres tengan mayor preferencia que los que se fajaron toda una vida por nuestro pueblo. Nadie encuentra dinero para salvar las pensiones, pero la Junta y el COR lo despilfarran a diario”, condenó.

La pasada vicepresidenta cameral dijo que el COR, cuya única finalidad es ser la voz oficial de los retirados del sector público ante el Tribunal de Quiebras, es el aliado más firme con que cuenta la Junta para recortar las pensiones.

“Jamás yo he visto cosa igual. Se chupan más de $26 millones que los jubilados y todos hemos pagado con el sudor de nuestra frente, para sentarse cómodamente en sus butacas a aplaudir los desmanes de la Junta contra los pensionados. ¿Hasta dónde vamos a llegar?”, sentenció.

La líder estadista, quien con tenacidad ha logrado un consenso entre todos los sectores para el Proyecto de la Cámara 120 sobre la Ley de Retiro Digno, no ha salido de su indignación de que el Comité fallara ayer a la vista ejecutiva cameral que ellos mismos solicitaron.

“Esto es una estratagema para salvar cara. Buscan que se siga perdiendo el tiempo sin que ellos puedan ofrecer su parecer sobre si apoyan o no el proyecto, porque no quieren ser desenmascarados por traicionar a los jubilados al ser cómplices de la Junta”, aseveró.

 

Te puede interesar: