Mujer se casa con ella misma en una insólita boda

Meg Taylor Robinson dio un ejemplo de amor propio, tras una ruptura amorosa.

Meg Taylor Robinson - Agencias

Dicen que el verdadero amor es el que emana de uno mismo. Esto lo tomó literalmente una Meg Taylor Robinson. Esta una mujer de 35 años decidió no esperar más a un príncipe azul y tomó una decisión insólita: Se casó con ella misma.

La mujer de Colorado, Estados Unidos, no quería que le siguieran rompiendo el corazón, pero tampoco era su idea quedarse soltera. Por eso, aunque parezca bastante alocado, se llevó ella misma al altar.

La historia de amor de Meg Taylor comenzó con su ruptura sentimental más complicada. La mujer llevaba años de relación con su pareja y estaba a cuatro meses de casarse cuando su prometido decidió terminar definitivamente.

Esto le afectó de tal manera que, en vez de esperar a sanar su corazón y volver a empezar de nuevo con alguien más, optó por darse una oportunidad a ella misma, realizando una "autoboda".

No tuvo que invertir mucho porque los preparativos de su compromiso anterior ya estaban prácticamente completos.

Meg Taylor se siente feliz al asegurarse que nunca más le romperán el corazón Meg Taylor - Agencias

Su familia le dio todo el apoyo a Meg y asistió a su boda con ella misma en la ciudad de Denver, Colorado. El evento fue muy pequeño debido a las restricciones por la pandemia de Covid-19. Pero eso no impidió que la mujer tuvieran un emotivo encuentro con el nuevo amor de su vida.

El espejo que selló su amor

Las 10 personas que acudieron a la boda, vieron a la mujer caminar hacia el altar mientras sonaba "Here Comes the Bride".

Luego de dar lectura a sus votos de amor a sí misma, Meg aceptó su anillo y selló el matrimonio besando su propio reflejo en un espejo y rompiendo a llorar de emoción. Este fue un inolvidable momento que ella ha querido ver como un acto simbólico de amor propio.

Meg Taylor selló su amor besando su reflejo en un espejo y se echó a llorar de emoción. Meg Taylor selló su amor besando su reflejo en un espejo y se echó a llorar de emoción. - Agencias

Aunque estaba ansiosa de tomar la decisión, Meg Taylor temía a las críticas y a que la tacharan de narcisista. No obstante, para ella era importante manifestar el amor que se tiene a sí misma, así como el compromiso que se hace de ahora en adelante a no posicionar como prioridad a alguien más que ella.

"Parte de casarme conmigo misma consistía en ir más allá de complacer a la gente o tratar de lucir de cierta manera. Se trataba de decir que sí a mis propios deseos", declaró a los medios. 

Te recomendamos en video: