FEMA asigna sobre $10 millones para hogares de envejecientes

Las asignaciones atenderán a 24 instalaciones bajo la administración de los municipios que se dedican al cuidado de esta población

Getty Images

Con el propósito de abonar al bienestar y la salud de los adultos mayores, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) asignó sobre 10 millones de dólares para 31 proyectos de reparaciones permanentes a centros de envejecientes alrededor de la Isla.

Las asignaciones atenderán a 24 instalaciones bajo la administración de los municipios que se dedican al cuidado de esta población y otras 7 que les pertenecen a entidades privadas sin fines de lucro. De acuerdo con el Censo de Estados Unidos, para 2019 vivían en Puerto Rico alrededor de 680,000 personas de 65 años o más.

“Los adultos mayores representan una de las poblaciones más vulnerables ante una emergencia. Es imprescindible tomar en cuenta sus necesidades durante este proceso histórico de recuperación”, dijo este lunes el Coordinador Federal de Recuperación de Desastres para Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, José Baquero Tirado, en una declaración escrita.

Por su parte, la designada secretaria del Departamento de la Familia, doctora Carmen Ana González Magaz indicó que se siente sumamente agradecida con FEMA y las organizaciones sin fines de lucro que siempre les han dado la mano para continuar trabajado por el mejor bienestar de los adultos mayores. “No obstante, continuaremos evaluando los procesos de mejoras en estos centros de cuidado prolongado para seguir asegurando la calidad de vida de esta población”, agregó.

Una partida de 500,000 dólares está destinada para el Centro de Envejecientes Celia T. Mondríguez en Las Piedras, a fin de reparar los daños causados por el huracán María. Fundado hace más de 30 años, este centro de cuidado diurno cuenta con 18 empleados, entre ellos profesionales de la enfermería y trabajo social, que atienden a unas 110 personas.

Según Marieli Ruiz Lozada, directora del Centro, la labor que se realiza allí tiene un valor incalculable para el municipio de Las Piedras, pues va más allá de un servicio de nutrición. “Tocamos la vida de ese viejito que muchas veces está en soledad. Además, es un servicio gratuito y no medimos el nivel económico de ninguna índole para ofrecerlo”, expresó.

Para el alcalde de Las Piedras, Miguel López Rivera, la prioridad del municipio es hacer esta remodelación para que las instalaciones estén aptas para los residentes y poder brindarles una mejor calidad de vida. “Definitivamente, esto nos va a ayudar a que ellos tengan sus comodidades, basado en los trabajos que se realizarán y que tanta falta les hace”, agregó el primer ejecutivo municipal.

Otra de las entidades que cuenta con una obligación de fondos es el Ryder Housing for the Elderly en Humacao, que consta de un edificio con 96 apartamentos para 130 residentes de diversos municipios. La asignación para este centro, dirigido a una población de escasos recursos mayor de 62 años, es de alrededor de 4 millones de dólares. De estos fondos, la mayoría cubre mejoras para evitar daños en el futuro, como la instalación de protectores de sobrecarga eléctrica, la reparación de las verjas y los anclajes para postes de electricidad.

“Gracias al apoyo de FEMA, desde el primer momento pudimos sentir que había esperanza y que pronto nuestros ciudadanos de mayor edad volverían a tener un techo seguro. Hoy estamos de pie y, aunque nos queda mucho por hacer, esperamos que las actividades de mitigación nos ayuden a estar mejor preparados y más fuertes para afrontar cualquier nuevo evento natural”, manifestó el licenciado José R. Feliciano, director ejecutivo del Hospital Ryder.

De igual modo, se obligaron alrededor de 1.3 millones de dólares al Centro Geriátrico San Rafael en Arecibo, un hospicio administrado por una junta de directores voluntarios y por las Monjas de las Hijas de la Caridad. La asignación incluye 156,000 dólares que ayudarán a garantizar una edificación más segura mediante el sellado de los exteriores, en especial el techo. Además, el Centro recibió una subvención de 20,000 dólares canalizada a través del brazo filantrópico de FEMA, que servirán para otros arreglos.

“Los fondos destinados para diversos centros de envejecientes de la isla nos permiten dar mayor atención a un sector de nuestra sociedad que tanto lo requiere, particularmente durante esta pandemia. Estos espacios proveen cuidado, así como atención y compañía a sus residentes, y la obligación federal aportará a una mejor calidad de vida para cada uno de ellos”, sostuvo el director ejecutivo de COR3, ingeniero Manuel Laboy Rivera.

Para obtener más información sobre la recuperación de Puerto Rico del huracán María, visite fema.gov/es/disaster/4339 y recuperacion.pr. Síganos en nuestras redes sociales en Facebook.com/FEMAPuertoRico, Facebook.com/COR3pr y Twitter @COR3pr.