Seis frases reconfortantes que le puedes decir a una persona con ansiedad para ayudar

Debes apoyar con las palabras adecuadas.

El trastorno de ansiedad es una afección compleja que puede ser difícil de comprender para quienes no la padecen, de tal manera que cuando se enfrentan a una persona con ansiedad, resulta complicado reaccionar de la forma adecuada para no empeorar la situación.

Existen diversas situaciones en la vida en las que es normal sentir algo de ansiedad, sin embargo, también hay ciertas características que diferencian un estado normal a un punto patológico que debe ser tratado por un especialista.

Las preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes pueden resultar indicadores de que algo no está bien. En este punto es importante evaluarnos y determinar si requerimos de ayuda profesional.

Las personas que sufren de este trastorno suelen padecer episodios de sentimientos intensos repentinos como terror o miedo que alcanza su máximo nivel, a esto se le conoce como crisis de ansiedad.

Cuando entendemos esto, estamos un paso más cerca de lograr esa empatía que necesita una persona con el trastorno de ansiedad.

En las ocasiones que estas personas atraviesan episodios intensos o una crisis, debemos cuidar mucho las palabras que utilizamos para que su situación no se vea más afectada de lo que ya está.

ansiedad

Cuando vemos a una persona alterada, preocupada o triste, naturalmente, queremos que se calme, por lo que optamos a decir frases no muy adecuadas.

“Tranquilízate”, “no pasa nada”, “yo también tengo estrés”, “te preocupas por nada”, son frases que pueden generar frustración en  la persona y es mejor evitarlas a toda costa.

Entonces, ¿qué debemos decir? Existen algunas frases que podrían funcionar para ayudar a que la persona sea capaz de reconfortarse.

Frases adecuadas para decirle a una persona con ansiedad

Lo primero que debes entender  es que las crisis de ansiedad tienen un tiempo que no es controlable por quien las padeces. Esto significa que la persona deberá aceptar el malestar para que este vaya disminuyendo paulatinamente.

Estoy contigo y puedo ayudarte para lo que necesites

El acompañamiento es muy importante. La persona necesitará escuchar esto y sentir que es real, toma sus manos o haz algún tipo de contacto para que pueda percibirlo.

Llorar está bien, llora todo lo que quieras

Que nunca se sienta juzgado. La vulnerabilidad es una cara que nadie desea mostrar, pero hazle saber que está bien y no hay ningún problema en llorar.

La ansiedad relacionada con la cuarentena está afectando la convivencia familiar Síndrome de la cabaña - Agencias

Si necesitas hablar, estoy aquí para escucharte

En ocasiones necesitan soltar lo que sienten, decir lo que piensan y es buena idea decirle que estás dispuesto a escuchar. Cuando hablan, son capaces de organizar y canalizar mejor sus emociones.

Sin embargo, nunca debes presionar.

¿Dónde te sentirías más cómodo?

Si desea salir de casa o ir a un sitio diferente, permítele que escoja el lugar y hazle saber que estás dispuesto a acoplarte a su necesidad de este difícil momento.

Te quiero y estoy aquí para ti

Recuérdale que tiene a alguien con quien contar de forma auténtica y real. No solo le das apoyo, sino que estarás ahí cuando todo pase.

El miedo se irá y estoy aquí para acompañarte

Los ansiosos suelen tener miedo a no superar lo que sienten y tienen pensamientos fatalistas. Hazle saber que está ahí para acompañarlo en ese camino hasta que pase.

ansiedad

Estas son algunas de las palabras que pueden servir para ayudar, sin embargo, toma en cuenta que cada una de estas debe ser seleccionada para la situación que vive la persona.

Además es importante que conozcas cómo es la ansiedad para saber si alguien está atravesando un episodio similar.

Síntomas de la ansiedad

  • Sensación de nerviosismo, agitación o tensión
  • Sensación de peligro inminente
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Respiración acelerada (hiperventilación)
  • Tensión muscular
  • Sudoración
  • Temblores
  • Sensación de debilidad o cansancio
  • Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual
  • Tener problemas para conciliar el sueño
  • Padecer problemas gastrointestinales
  • Tener dificultades para controlar las preocupaciones
  • Tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad

Te mostramos en video: