La vida ante sí, la película de Netflix que confirma que Sophia Loren es una actriz para todas las décadas

La diva, vuelve a la pequeña pantalla tras estar alejada de los focos más de 10 años.

La vida ante sí - Instagram

Hay divas, estrellas y actrices.

Sophia Loren representa a esos tres patrones, pero pudo haber sido los dos primeros, no obstante, interpretó todo tipo de papeles que se alejaban de la mujer glamourosa y sensual a la que podría haberse quedado relegada.

Fue una de las reinas del neorrealismo italiano (su interpretación en Dos mujeres, le valió el Óscar), siendo la primera vez que se entregaba ese premio a alguien que hubiese actuado en una película que no fuera de habla inglesa, y en el filme, Loren daba vida a una madre que trata de escapar de las tropas aliadas durante la II Guerra Mundial, un papel nada glamouroso.

La vida ante sí Sophía Loren llena toda la película sin decir ni una palabra. - Instagram

Asimismo, fueron muy aplaudidas sus películas con Marcelo Mastroiani, dando vida al género de comedia all'italiana, en especial Matrimonio a la italiana, donde es una prostituta que conoce a su futuro marido en el prostíbulo.

También es memorable su papel en Una jornada particular, donde se mete en la piel de una ama de casa frustrada que mientras su familia va a reverenciar a Musssolini, se queda en el hogar trabajando y llega a entablar un particular vínculo con su vecino homosexual (Mastroiani).

Ahora, la actriz que posó en ropa interior a sus 72 años fue portada para el calendario Pirelli, volviendo a demostrar que su magnetismo seguía intacto, vuelve al cine de la nueva normalidad (Netflix), en la película La vida ante sí, dirigida por su hijo, Edoardo Ponti.

La vida ante , basada en una novela francesa de 1975, muestra la entrañable relación que se forma entre Momo, un pequeño delincuente senegalés, huérfano y Madame Rose (Loren), una anciana superviviente del holocausto que protege en su casa a los hijos de las prostitutas del barrio.

El filme, no se habría sostenido sin la interpretación de Loren, quien con sus enormes ojos es capaz de expresar lo inexpresable y también es valorable la actuación de Ibrahima Gueye.

Ponti, trata de expresarnos mediante solamente un lenguaje visual la huella que dejaron esos horrores en Madame Rose, pero la película tiene innumerables fallos, hay puros tópicos, poca profundización en los personajes e incluso en los planos, empieza con un ritmo rápido y poco a poco va transformándose en un producto descafeinado en donde solamente puedes conmoverte con las apariciones de La Loren.

"Nada hace a una mujer más hermosa que la creencia de que lo es", expresó en su día, qué fácil decirlo, pensará cualquier mortal, pero esta mujer quien tuvo la oportunidad de hacer de su belleza su pódium o su quiste, escogió la vocación.

Ver La vida ante sí, no es una pérdida de tiempo. Está Loren.

No te pierdas el video en