Científico se infecta adrede de COVID-19 para probar inmunidad del cuerpo

Ya se había contagiado de coronavirus y nuevamente se infectó adrede para comprobar la inmunidad del cuerpo

Alexander Chepurnov

Hay cientos de científicos por todo el mundo trabajando día y noche para conocer más del coronavirus y avanzar en su tratamiento. Es el caso del virólogo ruso Alexander Chepurnov, quien no dudó en contagiarse deliberadamente de COVID-19 para investigar la inmunidad del cuerpo en una segunda infección.

Así lo informa el diario Siberian Times, donde se narra el caso de Chepurnov, quien venía de recuperarse de coronavirus, pero al poco tiempo decidió infectarse adrede, pese a sus 69 años.

¿Y la razón? Era conocer la respuesta de un cuerpo que ya había luchado contra el virus y el nivel de inmunidad que podría desarrollar.

Chepurnov, que trabaja en un Instituto de Medicina Clinica y Experimental, se infectó por primera vez a fines de febrero de 2020. El experto narra que "iba de camino a unas vacaciones de esquí de Siberia a Francia con una escala en Moscú (…) Después de llegar a las montañas me sentí mal con fiebre alta y un dolor agudo en el pecho. Mi sentido del olfato también se ha ido", contó a Komsomolskaya Pravda en Novosibirsk.

Primera infección

Chepurnov fue diagnosticado con neumonía doble, cuadro muy complejo para una persona de 69 años, pero salió adelante. Tras exámenes posteriores se confirmó que había padecido COVID, lo que gatilló su inquietud por averiguar cómo funcionaban los anticuerpo y de inmediato se pudo a trabajar en esto junto a su equipo.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

El científico aseguró que "fui el primero en mi equipo en tener covid-19", y agregó que "empezamos a seguir la forma en que los anticuerpos se comportaban, qué tan fuertes eran y cuánto tiempo permanecían en el cuerpo".

Las primeras conclusiones fueron que “que disminuían rápidamente. Al final del tercer mes, desde el momento en que me sentí mal, los anticuerpos ya no se detectaron".

Segunda infección

Fue ahí cuando surgió la idea de Chepurnov infectarse por segunda vez, en esta ocasión de forma deliberada, para profundizar su estudio de anticuerpo.

El científico empezó a trabajar con enfermos de coronavirus sin protección alguna y el poco tiempo terminó infectado.

Chepurnov narró que "la defensa de mi cuerpo cayó exactamente seis meses después de que contraje la primera infección. La primera señal fue dolor de garganta. El frotis de PCR nasofaríngeo mostró inmediatamente una reacción positiva a covid-19 en el ciclo 27, y dos días después ya en el ciclo 17, lo que corresponde a un título viral alto”, contó sobre el segundo episodio del virus.

La nueva infección fue más grave y terminó con Chepurnov hospitalizado, sin embargo, se recuperó rápido. A las dos semanas ya no había rastro de la enfermedad, aunque perdió el olfato y su sentido del gusto cambió.

Lapidarías conclusiones

La primera conclusión de Chepurnov es que no habrá inmunidad colectiva a la pandemia. Definitivamente el virus vivirá con nosotros por mucho tiempo.

Lo más complicado es que las vacunas, según el experto, otorguen inmunidad, pero esta va a ser temporal.