Fallece a los 87 años la jueza del Supremo federal Ruth Bader Ginsburg

Ginsburg murió de complicaciones de cáncer de páncreas metastásico

Jueza asociada del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg

La jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg, una diminuta pero destacada defensora de los derechos de las mujeres que se convirtió en la segunda mujer de la corte, murió el viernes en su casa en Washington. Tenía 87 años.

Ginsburg murió de complicaciones de cáncer de páncreas metastásico, dijo el tribunal.

Ginsburg anunció en julio que se estaba sometiendo a un tratamiento de quimioterapia para las lesiones en el hígado, la última de sus varias batallas contra el cáncer.

Ginsburg pasó sus últimos años en el banquillo como líder indiscutible del ala liberal de la corte y se convirtió en una especie de estrella de rock para sus admiradores. Las mujeres jóvenes parecían abrazar especialmente a la abuela judía de la corte, llamándola cariñosamente la Notorious RBG, por su defensa de los derechos de las mujeres y las minorías, y la fuerza y ​​resistencia que demostró frente a pérdidas personales y crisis de salud.

Esos problemas de salud incluyeron cinco episodios de cáncer que comenzaron en 1999, caídas que resultaron en costillas rotas, inserción de un stent para despejar una arteria bloqueada y una variedad de otras hospitalizaciones después de que cumplió 75 años.

Se resistió a los llamados de los liberales a retirarse durante la presidencia de Barack Obama en un momento en que los demócratas ocupaban el Senado y se podría haber confirmado un reemplazo con puntos de vista similares. En cambio, es casi seguro que el presidente Donald Trump intentará empujar al sucesor de Ginsburg a través del Senado controlado por los republicanos, y mover la corte conservadora aún más a la derecha.

Le podría interesar este video: