Cuando la familia afecta la relación de pareja y la vida

La familia lo es todo pero a veces puede convertirse en un obstáculo más que en un apoyo.

La familia lo es todo pero a veces puede convertirse en un obstáculo más que en un apoyo.  Y es que algunas personas tienen que lidiar con familiares entrometidos que terminan siendo un factor de estrés y toxicidad.

Conforme vamos creciendo, nuestro pensamiento y dinámica va cambiando y poco a poco nos vamos separando del yugo familiar. Los conflictos y las discusiones son comunes en esa etapa de independencia, cuando dejamos de vivir como nos dicen y tomas las riendas de nuestras relaciones.

Especialmente hablando de las relaciones de pareja y las familias, la revista Psychology Today publicó un estudio que revela que tres de cada cuatro parejas tienen problemas importantes con sus suegros. El estudio también mostró que un alarmante 60% de las mujeres tienen problemas con las madres de sus parejas.

Los padres a menudo consideran que sus hijos son personas libres capaces de tomar sus propias decisiones sin embargo, hay una parte que aún los ve como niños pequeños que pueden controlar. Muchos padres se proyectan en sus hijos por lo que esperan poder moldearlos según lo que les hubiera gustado vivir. Cuando eso no sucede, hay decepción y frustración, así como una lucha por seguir influyendo en sus vidas.  

A veces, los padres no están de acuerdo con la pareja de sus hijos o cómo viven o crían a sus hijos y opinan sin pensar en cómo un comentario puede afectar la relación.

Cuando su familia afecta tu relación, es importante hablar de ello de lo contrario, se convierte en una guerra constante y agotadora. Es importante establecer límites, aún cuando no haya malas intenciones de por medio.   

Un nivel de separación entre los padres y la pareja es realmente saludable. Hay un punto en la vida en el que debemos enfocarnos en las relaciones íntimas para el futuro y no debe ser corrompida por influencias familiares.

Muchos padres pueden estar negados a dejarte ir y algunos incluso están dispuestos a chantajearte para que te sientas culpable por "abandonarlos". Pero no debes caer. Es cierto, ellos pueden seguir dándote ciertos consejos pero no deben intervenir en algo que no les corresponde. 

No tienes que cortar con ellos pero sí debes ser contundente cuando se trata de dejarlos entrar a tu vida, junto a tu pareja.  Además de establecer límites, pon las reglas del juego. No tienes que incluirlos en todos tus eventos ni contarles todo lo que sucede en tu vida privada.

Te recomendamos en video