Mezclar cloro con vinagre puede generar un gas tóxico

Especialistas advierten los riesgos al combinar elementos de limpieza

Gentileza

Además del alcohol gel, el cloro para la limpieza doméstica se ha utilizado con frecuencia a la hora de combatir el coronavirus. Con una eficacia ya comprobada, es una excelente alternativa para desinfectar superficies. Como por ejemplo, azulejos, manijas de puertas, pisos, sillas, envases, suelas de zapatos e incluso frutas y verduras.

Sin embargo, la preocupación de los expertos está en el uso incorrecto de cloro. Especialmente en este contexto de pandemia. En la búsqueda de un elemento de limpieza más potente, las personas podrían poner en riesgo su salud. Existen recomendaciones importantes para su uso, como la dilución en agua, la atención a las superficies donde se usa y no mezclar con ciertos productos ni crear versiones con recetas caseras.

Recomendaciones

Juraci Silva, ingeniero químico y especialista de Basf, explica cómo usar correctamente el cloro y garantizar la higiene de los objetos y las superficies. “Las zonas a desinfectar deben estar libres de polvo u otra suciedad, como grasa y sustancias impregnadas, se recomienda primero limpiar con agua y jabón neutro la superficie a desinfectar. Después de este proceso, disolver el blanqueador en agua como se recomienda en el envase”, señala Silva.

El especialista advierte que el agua es el único líquido para mezclar, de lo contrario, el uso con otros productos puede dañar no solo la superficie, sino también la salud de quienes lo manejan.

Algunas mezclas que son potencialmente peligrosas:

  • Vinagre y cloro: puede liberar cloro gaseoso (CL2), un gas tóxico que puede causar problemas a la persona que lo inhala.
  • Desinfectantes a base de amoníaco y cloro: se convierte en triclororamina, provocando graves quemaduras en la piel, con posibilidad de asfixia si se encuentra en interiores.
  • Alcohol y cloro: forma cloroformo, una sustancia nociva para los pulmones, riñones, hígados, piel, ojos, sistema nervioso, además de provocar náuseas.

El nivel de dilución del cloro en agua depende de la superficie a desinfectar. El experto explica que en pisos y baldosas se recomienda usar la solución en una concentración de 0.1% (50 ml de blanqueador por cada 1 litro de agua), así como para la limpieza de las suelas de los zapatos.

En las otras superficies de la casa, se recomienda disolver en 0.05% (25 ml de cloro por cada 1 litro de agua). En las verduras, se usa 1 cucharada por cada 1 litro de agua. “Se debe poner atención a las salpicaduras en esta preparación, ya que pueden causar quemaduras en la piel y los ojos. En este caso, use guantes y anteojos de goma”, recomienda el especialista.

Ojo con las superficies

Se debe tener especial cuidado al usar este producto en ciertas superficies y objetos, especialmente con dispositivos electrónicos. “El blanqueador puede causar daños irreversibles a los teléfonos celulares y otros materiales, como corrosión y blanqueamiento. En este caso, la mejor opción para la higiene es usar alcohol gel de 70% en pequeña cantidad con ayuda de un paño para limpiar”.

Este cuidado también se extiende a la ropa. Antes de usar cualquier producto, es importante verificar las recomendaciones indicadas en la etiqueta de cada prenda. Las telas de lana, seda, lycra y cuero no deben lavarse con cloro y en otras telas, dependiendo de la dilución, pueden causar manchas en la ropa de color.

Finalmente, el especialista se refirió al uso del producto para la higiene de las manos. “No se recomienda desinfectar las manos con cloro, es muy agresivo para la piel. Sin embargo, la recomendación es lavar con agua y jabón neutro o alcohol gel de 70%”, concluye Silva.

Le podría interesar este video: