Opuestos a proyecto que obliga cremar los fallecidos por Covid

Sector funerario alega supuesta violación de derechos adquiridos que tienen los familiares de una persona cuando fallece.

Las familias tienen el derecho de tomar la decisión de como disponer del cuerpo de su familiar fallecido siempre y cuando cumpla con la Ley 248 de Funerarias de Puerto Rico y las exigencias como requisito de rigurosas licencias, reglamentos y protocolos establecidos por el Departamento de Salud de Puerto Rico que establecen como disponer de los cadáveres.  Sin embargo, el sector funerario alega supuesta violación de derechos adquiridos que tienen los familiares de una persona cuando fallece.

Organizaciones como Funerarias de Puerto Rico y la Asociación de Funerarias de Puerto Rico establecieron oposición al Proyecto 2488 que busca establecer la cremación como método de disposición de los cadáveres personas fallecidas a causa del COVID-19, en aras de evitar posibles contagios provocados por la exposición al cadáver y, de esta forma, reducir la transmisión de la enfermedad y el colapso de morgues y cementerios.

De igual forma, estimamos necesario que la cremación sea el método de disposición de cadáveres designado para cualquier pandemia que ocurra en la Isla de manera prospectiva.

“El representante está totalmente ajeno a la realidad cada servicio que ofrecemos en las funerarias lo brindamos de acuerdo con la solicitud de la familia, las condiciones del cuerpo, lugar de enterramiento, causas de muerte, pero sobre todo de acuerdo con la religión de cada ser humano y existen religiones que no creen en la cremación”, indicó Javier Granell de Funeraria Fernández en Mayagüez en declaraciones escritas.

Dentro de este proyecto no solo se habla de la cremación obligatoria para personas fallecidas por Covid 19 o alguna pandemia futura. A su vez establece congelar los precios de las cremaciones.

“Nosotros como funerarios no podemos permitir la congelación de precios.  Siempre que en Puerto Rico sucede un desastre natural o una situación como la que enfrentamos con esta pandemia sabemos como se disparan los precios tanto en guantes, mascarillas, batas quirúrgicas, quimonos, bolsas de cadáveres entre otros que son materiales que normalmente usamos, pero ante la emergencia nos vemos afectados con el aumento a los costos de servicios.  Esto ocasionaría aún más a taponamiento de cadáveres, puesto que en Puerto Rico el Instituto de Ciencias Forenses y el Departamento de Salud de Puerto Rico deben autorizar la cremación lo que aumentaría el tiempo de espera para la misma", sostuvo.

Por otra parte, la Asociación de Funerarios de Puerto Rico a través de su presidente Eduardo Cardona también se opusieron a dicho proyecto. “Estamos en contra de este proyecto, ya que tanto el Centro de Control y Prevención de Enfermedades al igual que la Organización Mundial de la Salud, que son las organizaciones más importantes relacionadas a los problemas de salud a nivel mundial, han establecido que las muertes por COVID-19 pueden ser embalsamadas, veladas, sepultadas o cremadas. Entendemos que este proyecto no está basado en ningún estudio o base científica para establecer lo antes expuesto. De igual manera no se está tomando en consideración las creencias religiosas, culturales y voluntades las familias y/o fallecidos”, indicó Cardona.

Le podría interesar este video: