Ford amplia protocolos globales de salud y seguridad para proteger la fuerza laboral

La industria automotriz representa el 6 por ciento del producto interno bruto en los EE. UU.

Ford divulgó protocolos globales de salud y seguridad con el fin de proteger a su fuerza laboral, concesionarios, clientes y proveedores a medida que avanza en el reinicio de sus plantas alrededor del mundo.

Las normas y precauciones presentadas amplían las ya utilizadas en las instalaciones de Ford en China, donde el trabajo ya se reanudó, y en los EE. UU., donde Ford ha estado fabricando equipos médicos durante semanas. Las personas que fabrican esos suministros médicos se han mantenido seguras y saludables al usar mascarillas y protectores faciales y otros equipos de protección personal, y manteniendo al menos 6 pies de distancia de otras personas de Ford siempre que sea posible.

"Hemos estado trabajando intensamente en cómo reiniciar nuestras operaciones y traer de vuelta a nuestros empleados de manera segura y estamos listos", dijo Jim Farley, director de operaciones de Ford. “Hemos probado estos procesos. Nos mantenemos fieles a nuestros principios fundamentales y estamos trabajando con nuestros sindicatos y colaboradores gubernamentales para reiniciar operaciones. Volver al trabajo no es solo una buena noticia para los empleados de Ford. También es una buena noticia para nuestros proveedores, concesionarios de automóviles y los ecosistemas que brindan servicios a su alrededor, como restaurantes, tiendas y comercios. Este efecto multiplicador económico ayudará a reactivar las comunidades alrededor del mundo".

La industria automotriz representa el 6 por ciento del producto interno bruto en los EE. UU.; más de 7 millones de empleos dependen de fabricantes de automóviles, concesionarios y proveedores.

Ningún fabricante de automóviles emplea a más trabajadores por hora en los EE. UU. que Ford, que produce y exporta más vehículos en los EE. UU. que cualquier otro fabricante de automóviles. El año pasado, Ford fabricó 492,000 vehículos más en Estados Unidos que el fabricante de automóviles con la segunda mayor producción.

La Serie F, por sí sola, requiere cuatro plantas de EE. UU., aproximadamente 19,000 empleados de Ford y 2,000 proveedores de EE. UU., y genera un estimado de $50.2 mil millones en ingresos en ventas globales anualmente. Eso es más que los ingresos anuales de 2019 de American Express, Coca-Cola, Cisco Systems y Delta Airlines.

Ford está trabajando para reiniciar de manera segura la producción en los EE. UU. y Norteamérica. La compañía anunció recientemente planes para comenzar ese proceso en Europa el 4 de mayo, y una pequeña cantidad de empleados por hora y asalariados regresaron a trabajar esta semana en Norteamérica para comenzar a instalar equipos y establecer nuevos protocolos de seguridad.

Ford ya ha comenzado a educar a su fuerza laboral global para que integren y sigan estas medidas sin problemas; todas están incluidas en una guía de seguridad que estará disponible para los empleados junto con artículos de protección personal e higiene, como mascarillas y desinfectantes.

Si bien no se han determinado las fechas exactas de regreso al trabajo para la mayoría de los trabajadores por hora y asalariados, educarlos ahora les permitirá regresar al trabajo de la manera más segura posible.

"La salud y seguridad de nuestros empleados ha sido, y sigue siendo, nuestra prioridad principal mientras atravesamos por la pandemia del COVID-19″, dijo Kiersten Robinson, directora de recursos humanos de Ford. “Estamos tomando medidas abarcadoras que se basan en las mejores prácticas de todo el mundo para asegurarnos de que todas nuestras instalaciones y lugares de trabajo estarán protegidos, limpios y seguros para cuando regresemos a trabajar desde allí. Cada miembro del equipo desempeñará un papel en su propia protección y la de sus colegas según Ford reabra instalaciones en todo el mundo".

El plan para volver al trabajo continuará actualizándose con el insumo de expertos médicos mundiales. Esos expertos incluyen un epidemiólogo externo y especialistas en enfermedades infecciosas, el equipo de Global Data Insight and Analytics de Ford, la UAW, además de implantar recomendaciones de mejores prácticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. y la Organización Mundial de la Salud, entre otros.

Los protocolos de seguridad para la reapertura incluyen programar más tiempo entre turnos de producción para limitar la interacción entre los empleados y permitir una limpieza adicional. Los espacios de trabajo se han modificado donde ha sido posible para permitir el distanciamiento social, y todo el personal de Ford, empleados por hora y asalariados, recibirán equipo de protección personal (EPP) para usar dentro de las instalaciones de Ford. Los supervisores están recibiendo instrucciones para que los empleados asalariados trabajen de acuerdo con horarios específicos para evitar contactos innecesarios. Las cafeterías, salas de reuniones pequeñas, gimnasios y otras áreas comunes pequeñas donde no sea posible el distanciamiento social permanecerán cerradas.

Las acciones de seguridad incluyen:

  • Auto certificaciones de salud completadas antes del trabajo todos los días. A los empleados o visitantes que indiquen que pueden tener síntomas o haber estado expuestos al virus, se les pedirá que no vengan a trabajar.
  • Monitoreo de temperatura sin contacto a la llegada. No se permitirá la entrada a ninguna persona con temperatura elevada y se le indicará que visite a un médico para que lo autorice antes de regresar al trabajo.
  • Mascarillas faciales serán requeridas a todos los que ingresan a las instalaciones de Ford. A cada miembro del equipo de Ford se le proporcionará un kit de cuidado que incluye una mascarilla y otros artículos para ayudarlos a mantenerse saludables.
  • Gafas de seguridad con protectores laterales o escudos faciales como requisitos adicionales cuando los trabajos no permiten el distanciamiento social. Ford está evaluando las estaciones y los patrones de trabajo e implementará otras medidas que protejan a los trabajadores cuyos trabajos generalmente se realizan a menos de 6 pies de otra persona.
  • Las instalaciones se han limpiado y desinfectado a fondo y se limpiarán con mayor frecuencia cuando se vuelvan a abrir.
  • Estaciones de desinfección de manos en todas las instalaciones de Ford y carteles de los CDC con métodos adecuados de lavado de manos en todos los baños.
  • Una guía completa con procedimientos y protocolos que detallan cómo el equipo de Ford trabajará en conjunto para ayudar a mantener a todos seguros y saludables.

"La ciencia y los datos están impulsando el regreso de Ford al trabajo, incluida una estrecha colaboración con expertos en el campo de las enfermedades infecciosas y la epidemiología, para establecer estándares de seguridad que confiamos protegerán a los empleados cuando regresen al trabajo", dijo el Dr. Walter Talamonti, director médico corporativo en Ford. "Los protocolos que hemos establecido requerirán que los empleados tomen múltiples pasos todos los días para asegurarse de que estén seguros, saludables y aptos para trabajar".

Gary Johnson, director de Producción y asuntos laborales de Ford, agregó: “Estos protocolos son el resultado de semanas de trabajo en estrecha colaboración con nuestros sindicatos, especialmente con la UAW, para garantizar la salud y la seguridad de nuestra familia Ford mientras planificamos cómo reabrir nuestras instalaciones. Tenemos evidencia de que estos protocolos funcionan y ya los estamos utilizando sin ningún problema hasta la fecha en las plantas de Ford donde estamos fabricando ventiladores y EPP para personal médico”.

Te podría interesar este video: