Del gozo al temor: un salsero insensato

El turista panameño participó del evento salsero al que acudieron unas 20 mil personas

Dennis A. Jones

Sin duda, el Día Nacional de la Zalsa, de la emisora radial Z-93 de Spanish Broadcast System (SBS), quedará marcado en la memoria colectiva boricua, pero no precisamente por el goce del bailador sino porque a partir esos días cambió la vida de muchos para siempre.

Lamentablemente el médico panameño Roberto Peñalba, que posteriormente falleció por coronavirus Covid-19,  participó en el multitudinario evento, y sin imaginar, prendió el botón de alerta para que en Puerto Rico se tomaran medidas drásticas de seguridad para evitar la propagación del virus en la isla. 

Repaso de su trayectoria en Puerto Rico

El doctor, que tenía 56 años de edad, llegó a la isla el 5 de marzo procedente de Panamá pero días antes había viajado a Nueva York y a Miami.

Se alojó en un apartamento que alquiló en Isla Verde.

El 7 de marzo, tenía fiebre pero participó en un bailable en el hotel Sheraton del Centro de Convenciones, con artistas como Bobby Valentín y Luisito Carrión.

Al siguiente día, aún con fiebre, participó en el Día Nacional de la Zalsa. Sin embargo, se retiró al poco tiempo porque se sintió mal.

El lunes 9 de marzo, Peñalba regresó a Panamá y el 28 de marzo falleció.

Al ser uno de los primeros seis casos que se registraron en Puerto Rico, la gobernadora Wanda Vázquez Garced, en ese entonces, exhortó a los ciudadanos que asistieron a dicho evento, que estuvieran en observación y aislados en sus hogares.

Asimismo la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, solicitó a 128 empleados que trabajaron en el evento que fueran aislados. Afortunadamente, todos se encuentran bien de salud, informó la alcaldesa.

“Desde miembros de la policía hasta enfermeros y enfermeras que trabajaron dentro del Estadio Hiram Bithorn fueron aislados pero ninguno dio positivo”, aseguró la ejecutiva municipal.

A continuación repasamos algunas recomendaciones generales para evitar el contagio del Convid-19:

Limpiarse las manos con frecuencia

  • Lávase las con frecuencia con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente después de haber estado en un lugar público, o después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Si no dispone de agua y jabón, use un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Cubra todas las superficies de las manos y frótelas hasta que sienta que se secaron.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca sin haberse lavado las manos.

Evitar el contacto directo

  • Evite el contacto cercano con personas que están enfermas
  • Quédese en casa 
  • Distancia entre usted y las demás personas
    • Recuerde que algunas personas que no tienen síntomas pueden propagar el virus.
    • Mantener distancia con los demás es especialmente importante para las personas que tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente.

Cubrirse la boca y la nariz con una mascarilla casera de tela al estar rodeados de personas

  • Usted podría propagar el COVID-19 incluso si no se siente enfermo.
  • Todos deberían usar una mascarilla casera de tela cuando salen de sus casas, por ejemplo, para ir a la tienda de comestibles o para buscar otros productos necesarios.
    • Las mascarillas caseras de tela no se deberían usar en niños menores de 2 años ni en personas con problemas respiratorios o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitárselas sin ayuda.
  • Siga manteniendo una distancia de aproximadamente 6 pies de las demás personas. La mascarilla casera de tela no reemplaza las medidas de distanciamiento social.

Cubrirse la boca al toser y estornudar

  • Bote los pañuelos desechables usados a la basura.
  • Lávese las manos inmediatamente con agua y jabón por al menos 20 segundos. Si no dispone de agua y jabón, límpiese las manos con un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.

Limpie y desinfecte

  • Limpie y desinfecte diariamente las superficies que se tocan con frecuencia. Esto incluye las mesas, las manijas de las puertas, los interruptores de luz, las barandas, los escritorios, los teléfonos, los teclados, los inodoros, los grifos, los lavamanos y los lavaplatos.

Si las superficies están sucias, límpielas: lávelas con agua y detergente o jabón antes de desinfectarlas.