Maravillas de la Web: Antigüedades digitales

Lee la columna del profesor Rafael Matos

Unsplash

No hay nada que cambie tan velozmente en estos tiempos informáticos como las propias tecnologías electrónicas.

Han ocurrido más cambios e innovaciones cibernéticas durante solamente la pasada generación que todos los pasados cien años de evolución industrial. Es decir, la generación actual no recordará nada de muchas tecnologías que la generación de finales del pasado siglo 20 tomaban por sentado.

¿Habrá algo más retro que un telegrama?

Ya incluso a los babyboomers nos parecen obsoletos aditamentos del hogar que eran una maravilla, tales como las líneas telefónicas terrestres, los fax, escaneadores de documentos, beepers, cámaras instantáneas y televisores de tubo. Eran unas tecnologías que llegaron sobrevivir casi hasta el nuevo milenio.

TE RECOMENDAMOS: Me quedé sin carga

Veamos algunos de esas alteraciones, según la ven los millennials de hoy.

FUTURISMO

Tenemos aparatos hoy en día que hace una década nos hubieran parecido futuristas. Dentro de 10 años, estarán en desuso los relojes de alarma con timbre, sustituidos por relojes inteligentes en la muñeca o en el mismo móvil. Las memorias portátiles USB –conocidos también como jump drives o flash drives– serán cosa del pasado. Ya casi todas las computadoras carecen del puerto USB, pues casi todo se guarda en la nube.

El futuro ya llegó y nos trajo aditamentos que manejan enseres del hogar con sólo dar una orden de voz. Podemos apagar y prender la iluminación interior desde el teléfono móvil. Podemos prender por control remoto automóviles o abrir la casa sin llaves, por lo cual ese aditamento que viene de las épocas bíblicas –la llave– será pronto otro recuerdo remoto. Es decir, nuestros biznietos desconocerán la ansiedad de perder el llavero. La biometría de los ojos, el rostro y las huellas literalmente digitales abrirán las puertas.

TE RECOMENDAMOS: Me quedé sin carga

Desaparecerán los cables para cargar los teléfonos, computadoras o tableta. Se hará todo vía bluetooth y las baterías durarán con carga largos meses. No más tener que buscar en el futuro un enchufe en la pared para cargar las pilas.

ADIÓS AL DINERO PLÁSTICO

También será cosa del pasado el que se le pierdan o le hurten la tarjeta de crédito. Las transacciones con el plástico se hacen cada vez menos probables. Ya las transferencias electrónicas sustituyen el pago de dinero constante y sonante.

Despidamos poco a poco además a los botones de prender y apagar. Pronto toda arrancará con sólo tocar la pantalla. En breve, la retina del ojo hará también esa misma tarea.

SI TE INTERESA: Lidiar con noticias falsas

Los biznietos no verán tampoco las bolsas plásticas para las compras. Ya hay 65 países que las prohiben. El acarreo se hará en cestos recusables y biodegradables.

Vayan despidiéndose de las cajas de cable-TV. Toda la programación de TV o radio será por difusión WIFi y el streaming por Internet.

Esa herramienta social imprescindible de nuestros abuelos, la cámara fotográfica no será parte del arsenal de sus biznietos. La calidad y precisión de los lentes del celular van en escalada y nos convertirá a todos en cronistas visuales expertos. Los CD de música y video son ya casi antigüedades como lo son ya los cassettes y los music track.

PRESCINDIBLES

Habrá poco uso pronto para las calculadoras electrónicas de escritorio. Otra vez, toda tasación y fórmulas de diseño se revolverá por algoritmos mágicos desde la nube de electrones. Los televisores de plasma y LED serán vituallas del pasado dentro de 10 años, sustituidos por pantallas de tacto finas, plegables o de membrana enrollable.

Prescindiremos de los navegadores montados sobre la consola del auto. Nuestros biznietos manejarán vehículos con sistemas de navegación satelitales ya instalados en el dash. Inclusive, tendrán cámaras de video de 360 grados.

TE PODRÍA INTERESAR: 3 claves para entender lo nuevo de Gmail

Ya por supuesto, los libracos que llamamos páginas amarillas se han dejado de imprimir en más de cien países. Lo sustituyen los directorios electrónicos.

Vaya preparándose para despedir también, al papel impreso.

Esta columna expresa solo el punto de vista de su autor. Rafael Matos es periodista y profesor de multimedios. Puedes contactarlo a través de [email protected]

Te recomendamos en vídeo:

¿𝐃𝐞 𝐝𝐨́𝐧𝐝𝐞 𝐯𝐢𝐞𝐧𝐞 𝐥𝐚 𝐞𝐱𝐩𝐫𝐞𝐬𝐢𝐨́𝐧 "𝐀𝐠𝐚́𝐫𝐫𝐚𝐭𝐞 𝐓𝐨𝐥𝐞𝐧𝐭𝐢𝐧𝐨"? José Enrique Alvira le explica a Douglas Candelario la anécdota detrás de la expresión popular en la radio puertorriqueña

Posted by Activo Puerto Rico on Tuesday, June 4, 2019

TAMBIÉN LEE:

Maravillas de la Web: Las redes delatoras

Lea la columna del profesor Rafael Matos

Maravillas de la Web: Palabras inventadas

Lea la columna del profesor Rafael Matos