Maravillas de la Web: Diseño de tienda virtual

Lee la columna del profesor Rafael Matos

Unsplash

Montar un pequeño negocio virtual por su cuenta es viable con herramientas ya disponibles gratis en la Web y mediante diseños que ya han mostrado su funcionalidad.

En un escrito anterior hablé de la venta de mercancías por la Web desde el mayoreo (dropshipping), pero hay otras alternativas.

Si prefiere vender mercancía al detal, el primer paso es abrir un portal de comercio electrónico. Puede contratar un programador profesional que lo codifique a su gusto, o acudir a una plantilla genérica, muchas de ellas gratis. Estas no son muy especificas para cada tipo de negocio pero se pueden ir rediseñando con un poco de experiencia. Son buenas para ir tanteando cómo será finalmente su negocio virtual.

TE RECOMENDAMOS: Maravillas de la Web: Google en mi vida

La última vez que conté había sobre 200 empresas de hosting para páginas de negocios virtuales. Casi. todas ofrecen plantillas (templates), algo básicas pero gratis.

Son adecuados para dar a conocer sus nuevos productos, experimentar con precios, establecer sistemas de cobro y de envíos. Se puede comenzar con una página simple, llamadas de visita (landing page) para dar a conocer su nuevo negocio. Es como una tarjeta de presentación y registro para posibles clientes, a los cuales debe contactar rápidamente con más detalles sobre sus productos o mercancías. Otros prefieren ir al grano y crear de una vez su tienda digital.

Es cuestión de escoger una para ventas al detalleo entre las muchas plantillas de plataformas generales como Shopify, Bigcommerce, Site123, Wix, 3DCart (mercancía para infantes o bizcochos), Squarespace, Lemonstand, Etsy (ropas o cosméticos), entre otras.

Paso seguido, hay que escoger el modo de manejar los contenidos. Es decir, textos promocionales, fotos y videos. La mayoría de las plantillas gratis de plataformas como WordPress, Joomla, Drupal, Blogger y otros traen su propio sistema de manejo y hasta imágenes promocionales gratis. Lo próximo es montar su "vitrina" virtual. Escoger las principales contenidos descriptivos de los productos o servicios que ofrece en su comercio. Despliegue sus productos con las más vistosas fotos.

El cerebro humano procesa visuales con mayor rapidez y emotividad que los textos. Canva.com es una buena herramienta para preparar estos visuales. Si no tiene fotos propias, en Creative Commons hay fotos gratis aunque genéricas. Unsplash.com regala diez fotos espectaculares todos los días a sus usuarios.

TE RECOMENDAMOS: Maravillas de la Web: Tinglado virtual

Establezca un proceso de pagos en línea provisto también en estas plantillas. Es un gestión de varios pasos legales y algo técnico por tener que mediar con cuentas bancarias.

Si la tiene, use su página de visita como una maquina para adquirir clientes. Ofrezca consejos, exponga pericia sobre sus productos, provea datos y consejos. La utilidad de la información será el imán, la miel para atraer a sus visitantes.

Ya levantado el tinglado, dialogue directamente con sus visitantes con frecuencia a través de correos y redes sociales. Estas ayudan a captar personas que no saben que su tienda ya existe en el ciberespacio.

El contacto directo con clientes en ciernes es la metodología comercial del siglo 21. Cautive sus visitantes con sondeos simples o las juguetonas trivias. Vaya creando una lista electrónica de correos, pues es su principal herramienta de ventas. Mailchimp es una buena herramienta para eso.  Refresque su contenido promocional con frecuencia.

Ser un comerciante cibernético es un gran reto. Requiere multi-tareas y adentrarse poco a poco en la cultura de la Web. Es gratificante porque usted es el que crea las ideas, corta el bacalao, recoge dividendos y decide cuales serán sus días de playa o de vacaciones.

Esta columna expresa solo el punto de vista de su autor. Rafael Matos es periodista y profesor de multimedios. Puedes contactarlo a través de [email protected].