Mamografía: Una cita anual que puede salvar vidas

Portal con noticias e información útil para una comunidad que sigue activa y que está al tanto de la tecnología, el cuidado de su salud, la diversión y el ejercicio.

GettyImages

Por años, la consigna ha sido clara. Hacerse una mamografía anual como recomiendan los expertos, salva vidas. Lo recuerdan médicos, investigadores, sobrevivientes, familias enteras y organizaciones que apoyan a pacientes, porque son testimonios o testigos de que, aunque este estudio no previene el cáncer de mama, sí permite detectarlo y atenderlo a tiempo.

Este estudio, que se realiza mediante una radiografía a ambos senos, busca identificar si han ocurrido cambios en el tejido mamario y observar si alguno de esos cambios levanta una alerta, explicó el obstetra y ginecólogo Evaristo Medina Cucurella. Los cambios que principalmente detecta la mamografía son calcificaciones y masas.

“La mamografía reduce la probabilidad de morir de cáncer de seno hasta un 20%”, dijo Medina Cucurella. En Puerto Rico, la prevalencia de cáncer de mama alcanzó el 28.6%, según recoge el reporte “Cáncer en Puerto Rico” del Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico, para el periodo de 2012 a 2016. Ese mismo informe reportó un 18.6% de muertes por esa causa durante ese periodo

Por eso, recordó que el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos (ACOG, por sus siglas en inglés) y la Sociedad Americana del Cáncer recomiendan que las mujeres se realicen una mamografía anualmente a partir de los 40 años. Esa práctica debe repetirse hasta, por lo menos, los 70 años, sostuvo, pero se sugiere que se continúe después de esa edad. El especialista recordó que mujeres que tienen historial familiar de cáncer de mama deben comenzar a realizarse el estudio del seno alrededor de una década antes de la edad en que su pariente – como la madre, hermana, tía o abuela – fue diagnosticada.

En pacientes que no han reportado ningún factor de riesgo o hallazgos clínicos, pero la mamografía arroja algún hallazgo, se realizan otros estudios para confirmar o descartarlo, señaló el galeno. “Hay factores que pueden contribuir a falsos positivos en el estudio, como lo es ser joven o tener senos muy densos”, añadió Medina Cucurella, quien es parte del equipo médico de Metro Pavía Clinic, Carolina. Indicó que existen otros estudios, como el sonomamograma y el MRI (resonancia magnética) que ayudan a los casos inconclusos. Asimismo, señaló que pacientes con implantes de seno debe seguir las mismas recomendaciones.

¨La gran mayoría de los casos de cáncer de mama comienzan en el área de la axila y no en el seno como tal¨, apuntó el experto, quien enfatizó en la importancia de que la mujer conozca, observe y palpe con cierta regularidad sus senos, el área de las axilas, incluso la clavícula y el esternón, sin hacer de esto un ejercicio que le provoque ansiedad.

Los cambios o alertas no solo incluyen palpar nódulos o masas, también notar descoloración del seno o el pezón. Mencionó que otros síntomas irregulares que deben observarse son el pezón escamoso, retracción del pezón y cualquier tipo de descargas. Cualquiera de estas señales, debe ser consultada con un especialista inmediatamente, advirtió. ¨Cumplir con la mamografía, conocerse y consultar a un profesional de la salud constantemente, pueden hacer una gran diferencia frente al cáncer de senos¨, concluyó.

Si usted desea mayor información y/o coordinar una cita con el Dr. Medina Cucurella, puede comunicarse al 1-855-380-4380.