Cada vez más caballeros recurren al bótox para cuidar su apariencia estética

Tres de cada diez pacientes para evaluación de dermatología cosmética, son varones.

La piel del hombre al igual que la de la mujer presenta cambios asociados con el envejecimiento por la disminución de colágeno y ácido hialurónico, lo que se hace evidente en la flacidez cutánea y líneas de expresión.

Es por esto que cada vez más, y con regularidad, acuden a realizarse procedimientos cosméticos, no tan solo por su apariencia física sino porque están más conscientes de la importancia del cuidado de la piel.

Tres de cada diez pacientes para evaluación de dermatología cosmética, son varones. Así lo confirmó a Metro, la dermatóloga Diana Valentín, con práctica privada en Galería San Patricio en Guaynabo.

“Los hombres toman muy enserio su aspecto físico y asisten con regularidad a realizarse procedimientos cosméticos. Sin embargo, son cada vez más y a más temprana edad, los que han ido adquiriendo conciencia de la importancia del cuidado de la piel, de la protección solar y de tratamientos cosméticos que previenen el envejecimiento de la piel y la apariencia en general.  Uno de estos tratamientos es el bótox del que se ha ido rompiendo ‘el tabú’ y se ha vuelto común”, explicó la especialista.

De hecho, según la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, a partir del 2018, las inyecciones de toxina botulínica (bótox) son el tratamiento estético más común, con 7.4 millones de procedimientos solo en Estados Unidos.

¿Qué es y cómo funcionan las inyecciones de toxina botulínica (bótox)?

“El bótox es un neuromodulador: una sustancia líquida que se inyecta en los músculos de expresión facial con el propósito de relajarlos para que no se formen arrugas secundarias al movimiento. Es preventivo anti-envejecimiento en la medida en que, al disminuir la fuerza de contracción muscular con cada tratamiento, se evita la formación de líneas profundas en descanso. Es importante recalcar que, aunque hablamos de  bótox existen otras marcas de neuromoduladores en el mercado. Bótox es el primero aprobado por la FDA y el que más indicaciones de tratamiento tiene. También se utiliza Dysport, Xeomin y Juveau”, explicó Valentín.

De acuerdo con la dermatóloga, la disminución en las líneas de expresión comienza a notarse en tres a cinco días, y en dos semanas, se debe ver el resultado final.

Al igual que las mujeres, con frecuencia los hombres solicitan tratarse las áreas de la frente, el entrecejo y las líneas de alrededor de los ojos mejor conocidas como “patas de gallina”. También hay otras áreas en la parte inferior del rostro y el cuello que se pueden tratar “off-label”, mencionó.

“En mi experiencia lo que más les preocupa a los hombres son las líneas de expresión de la frente. A otros las ‘patas de gallo’. Es común que consulten también sobre los surcos nasogenianos, pero éstos se tratan con rellenos de ácido hialurónico, otro inyectable que al igual que el bótox, se realiza cada vez más en hombres”, describió.

El efecto del bótox puede ser de 3 a 4 meses en la mayoría de los casos y en algunos hasta 5 y 6 meses.

Valentín recomienda a los pacientes “hablar con su médico con franqueza sobre las áreas que más le preocupan y las expectativas que tiene sobre el tratamiento”.

“Los hombres tienden a ser más parcos en sus citas de evaluación. Es importante también que asistan a sus citas de seguimiento para asegurarse de que está todo bien y que no haya que hacer ningún ajuste en su tratamiento”, señaló.

Para más información puede comunicarse al 787-412-7707, 787-413-1630 o a través de la página electrónica: dianavalentin.com