La importancia de las relaciones intergeneracional

Recomendaciones para fomentar las relaciones intergeneracionales

Getty

Los adultos mayores se encuentran en una etapa de vida en la que enfrentan cambios relacionados a su estado físico, emocional y cognitivo. Esto trae consigo la necesidad de reconocer las necesidades y las fortalezas de los adultos mayores, cuidadores y familias, las comunidades y los servicios que proveen las instituciones o el gobierno.

Se ha identificado una pérdida de las relaciones sociales,  apoyo social, área familiar, laboral, recursos económicos, autonomía y salud. Ante los cambios individuales y familiares, es importante propiciar espacios para fomentar o fortalecer las relaciones generacionales y brindar apoyo a la familia en las transiciones relacionadas a las modificaciones en el hogar, ingreso a institución de cuidado, la edad del adulto mayor y servicios relacionados a la salud. Se han identificado diferentes iniciativas e investigaciones, en las cuales se ha encontrado beneficios en las relaciones generacionales formales e informales en diferentes espacios.

Destrezas sociales

Se ha identificado que la relación  intergeneracional, propicia el intercambio o la oportunidad de compartir  una opinión, o conocimiento (ej. Aclarar dudas o preguntas, vivencias sobre eventos en la escuela, trabajo o relaciones), provocando un aumento en la autoestima y sentimientos de inclusión y una reducción del sentimiento de la soledad y dependencia, y la eliminación de estereotipos.

Al mismo tiempo puede ayudar al adulto mayor a explorar alternativas para manejar el tiempo de ocio, búsqueda de nuevos roles, asistencia en tareas, analizar la capacidad para asumir la responsabilidad de cuidado y la educación (ej. nietos), pasatiempos, interés por nuevas tecnologías (ej. plataformas digitales y sociales, y videojuegos), visualización de nuevos programas (ej. educativos, intereses personales); que permitan construir intercambios basados en las fortalezas y la practicas de forma consistente. Además, de la integración de actividades a la vida diaria (en alguno de los casos fueron olvidadas), y la transmisión de costumbres y valores.

Cambios en las destrezas cognitivas

En cuanto a las habilidades cognitivas, aparecen beneficios relativos a los niveles de atención y comprensión (ej. explicación de cuentos, procesos y experiencias), planificación y evaluación de las tareas o actividades, comprensión a través de las interacciones con otras generaciones. También se identifica la capacidad lingüística y abstracción (ej. en actividades con números o que impliquen algún razonamiento numérico).

Área socioemocional

La interacción entre generaciones tiene un impacto en las habilidades físicas y comunicativas de las personas, lo cual fomenta el apoyo social, la identidad, mecanismos de afrontamiento a situaciones inesperadas o que generen alguna sintomatología relacionada a la ansiedad o el estrés. Adicional, la relación entre los miembros familiares propician un sentimiento de solidaridad, apoyo y responsabilidad en tareas del diario vivir de los adultos mayores. En este sentido, ofrece la oportunidad de fortalecer la tolerancia, el respeto hacia la otra persona, reducción de los estereotipos, normalización del envejecimiento, empatía, escucha activa y el inicio y mantenimiento de una conversación.

Recomendaciones para fomentar las relaciones intergeneracionales

  • Fomentar la interacción intergeneracional desde temprana edad a través de intereses, juegos o actividades acorde a la edad.
  • Aumentar la comunicación intergeneracional desde el núcleo familiar.
  • Participación de actividades de voluntariado con adultos mayores.
  • Reconocer las diferencias entre cada uno de los miembros.
  • Promover actividades o tareas del diario vivir en conjunto (niño con adulto mayor o adolescente y adulto mayor).
  • Realización de actividades manipulativas, artísticas o físicas.
  • Promover el aprendizaje del uso de la tecnología como plataformas digitales, programas, equipos avanzados, u otros.
  • Propiciar espacios comunitarios, escolares o universitarios para las interacciones intergeneracionales.
  • Dialogar del envejecimiento como un proceso normativo del individuo.

La autora es Coordinadora Comité de Asuntos Relacionados a los Adultos y Personas de Edad Avanzada de la Asociación de Psicología de Puerto Rico.

Te recomendamos en video: