Cómo cuidar tus pies en los destinos de playa en verano

El principal problema que encontramos es la humedad.

Getty

¿Cómo afecta el continuo contacto con el agua a mis pies? Lo más importante es secarnos muy bien los pies luego del baño.

El principal problema que encontramos es la humedad. Carlos Martín López, podólogo responsable de Podoactiva en Zaragoza y Teruel, explica que debemos tener mucho cuidado con los hongos y las posibles infecciones que podemos coger. El riesgo no es el contacto con el agua como tal, sino el no secarse con cuidado los pies.

Afecciones más comunes

Martín López señala que existen dos afecciones muy frecuentes debido a la humedad:

1. El pie de atleta: el hongo es la Candida Albicans, produce enrojecimiento, pequeñas ampollas y grietas en la zona. Suele picar bastante y aparece en personas que les sudan mucho los pies o en aquellas que no se los secan bien.

2. Las verrugas plantares: están relacionadas con el virus papiloma humano. Duele mucho si la tenemos en la planta del pie por la presión que generamos. Sangra con facilidad al tocarla, y aparece sobre todo en niños y ancianos. El contagio más común se da en piscinas y duchas comunitarias.

Consejos para evitar lesiones en los pies:

▪ Buscar un calzado de baño adecuado para cada situación.

▪ Evitar bañarse con heridas abiertas, sufrimos el riesgo de volver a infectarla.

▪ Utilizar constantemente chanclas, no andar descalzos por aguas estancadas. No andar descalzo por bordes de piscinas, spa o ríos.

▪ Y sobre todo secar muy bien los pies después de cada baño.

¿Las piscinas son seguras?

La piscina es uno de los mayores focos de infección. Carlos Martín: “debemos utilizar chancletas constantemente”. Ponérselas hasta el borde de la piscina y al salir volver a colocárselas”.

El principal problema aquí son los hongos. La piscina tienen el mejor caldo de cultivo para ellos: agua estancada y encima calientita. Es por eso que los hongos se desarrollan más aquí. Y ¿Cómo podemos evitarlo? Pues con dos pasos muy sencillos: utilizando continuamente chanclas y secándonos bien los pies.

Martín López nos aconseja incluso la utilización de una toalla diferente para los pies porque “tenemos por costumbre secarnos primero el cuerpo y luego los pies”, con lo cual la toalla está húmeda cuando los secamos.

¿El agua del mar?

Lo primero que debemos tener en cuenta es el fondo de la playa a la que vayamos. Si es un fondo arenoso, el riesgo es mínimo, pero si por el contrario estamos en una playa rocosa podemos sufrir pequeños cortes, incrustaciones de moluscos, o incluso torcernos un tobillo. La recomendación de nuestro experto es utilizar siempre “escarpines o cangrejeras” para proteger nuestros pies.

Otro riesgo muy común y del que no somos muy conscientes son las quemaduras con la arena. “La arena está todo el día absorbiendo el sol y puede alcanzar los 50ºC”, declara Javier. En los desplazamientos hay que “utilizar chanclas” y cuando estemos en la toalla “debemos quitar las primeras capas de arena” para apoyar los pies en el suelo.

Le podría interesar:

Libérate de los miedos que te mantienen estancado

Alertan a mantener las atenciones médicas de las enfermedades de tiroides durante la pandemia

Supremo federal verá caso del Seguro Social Suplementario para Puerto Rico