Manejo de las tristeza durante las festividades luego de la pérdida de un ser querido

Por: Luisa Álvarez Domínguez, PhD

Unsplash

Los días festivos representan para muchas personas oportunidades para compartir en familia y para mantener vivos los recuerdos de los seres queridos que ya no están físicamente con nosotros. Sin embargo, cuando la pérdida ha sido reciente y estamos atravesando el proceso de duelo, enfrentar estas fechas puede ser un proceso emocionalmente difícil y doloroso. Incluso a veces las festividades también nos recuerdan momentos difíciles vividos con estas personas en una época del año en que se enfatizan las actividades en familia.

Es innegable que la pandemia del COVID-19 ha impactado nuestras vidas de muchas maneras. Crecemos sabiendo que eventualmente enfrentaremos la muerte de un familiar u otro ser querido, pero en este año muchas familias han tenido que enfrentar la pérdida de una persona muy querida cuya salud se vio afectada a causa del COVID-19 o por circunstancias asociadas a la pandemia. Por otro lado, la pandemia también ha traído otras pérdidas que han limitado seriamente los recursos económicos de las familias y su capacidad de enfrentar adversidades. Pérdidas que también conllevan un proceso de duelo.

Hay que reconocer que el primer paso para lidiar con el dolor y duelo en las circunstancias actuales es comprender que es parte de un proceso en el que los miembros de la familia pueden experimentar con una intensidad mayor emociones de ira, incredulidad, culpa y profunda tristeza. Estas son reacciones esperadas cuando se experimenta este tipo de dolor y pérdida. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 es un evento dramático que amplifica esos sentimientos. Debido a las medidas de distanciamiento social, muchas personas se han sentido tristes y culpables de no poder estar allí para su ser querido en sus últimos días de vida. Debemos comenzar por ser compasivos con nosotros mismos y nuestros familiares, entendiendo que hay un proceso de duelo que está ocurriendo de forma individual en muchos miembros de la familia a la vez.

Independientemente de cómo decidan afrontarlo, expertos en duelo coinciden en que es importante comunicar nuestras emociones a nuestros familiares y a aquellas personas que consideramos parte de nuestra familia. También sería recomendable que compartiéramos con nuestra familia las siguientes preguntas antes de decidir como celebraremos este año las festividades: ¿Cuáles son los resultados que quisiéramos obtener? ¿Qué es lo que deseamos experimentar o expresar? ¿Qué recuerdos o valores de mi ser querido honraremos? ¿Lo haré solo para la familia inmediata o invitaré a otras personas al evento? La manera en que respondamos dichas preguntas influenciará lo que decidamos hacer finalmente.

Algunas ideas de acciones que pueden considerarse para recordar a nuestro ser querido en nuestro entorno familiar podrían incluir colocar flores en algún lugar de la casa en su memoria, encender una vela en la mesa en un día o días en particular, colocar un adorno el árbol de navidad que te recuerde a esa persona o hacer copias de fotos favoritas de su ser querido para regalar a la familia. También podrían visitar sus lugares favoritos y recordar visitas compartidas, siguiendo las medidas recomendadas para preservar su salud y las de los demás. Algunas familias podrían considerar fabricar algo con una pieza de ropa de su ser querido o sembrar alguna planta que le gustaba. También se pueden compartir tareas para hacer los arreglos necesarios para conmemorar a su vida en un servicio religioso o espiritual, según las creencias que comparta la familia o podrían ponerse de acuerdo para donar flores/plantas a la iglesia o lugar de culto que visitaba su familiar.

Las familias que no viven bajo el mismo techo también pueden mantenerse conectadas durante estas fechas compartiendo de forma virtual o a través de video llamadas. En esas reuniones familiares a distancia pueden integrar recuerdos de sus seres queridos mediante anécdotas, fotos o teniendo visibles regalos u objetos recibidos de esa persona. Es importante destacar que tratar de ignorar el hecho de que esa persona ya no está para no enfrentar la tristeza y nostalgia que eso evoca puede ser contraproducente. Es mejor tratar de reconocerla y aceptarla, encontrando una forma nueva de mantener a ese ser querido como parte de las celebraciones familiares. Por ejemplo, los miembros de la familia que viven juntos podrían hacer un plato con la receta de esa persona, cantar su canción favorita de la época o incorporar la música que le gustaba, ver su película favorita o preparar y compartir virtualmente con la familia un álbum con las fotos de años anteriores en que se le ve feliz y disfrutando de las festividades. También pueden compartir esas actividades a distancia usando el teléfono o una computadora.

Otra forma de recordar al ser querido fallecido podría ser uniendo recursos como familia para realizar alguna donación o llevar algún regalo a una organización a nombre de su familiar fallecido o auspiciando alguna de las causas que él o ella colaboraban. Por ejemplo, podrían reunirse regalos o recoger donativos monetarios de los miembros de la familia para hacerlos llegar a hogares de niños y niñas, albergues para mujeres maltratadas u hogares de adultos mayores o también podrían ponerse de acuerdo para donar de su tiempo para realizar alguna tarea que estas organizaciones necesiten. Para ello es importante llamar primero y verificar cual es la política de la organización sobre la entrega de regalos o labor voluntaria durante la pandemia.

Es importante que reconozcamos en todo momento que este año será difícil celebrar ciertas fechas. Es innegable que las familias en Puerto Rico hemos estado enfrentado muchos retos y varias pérdidas. Decidan si pueden o quieren mantener ciertas costumbres, como decorar de navidad o cocinar ciertos platos. No se fuerces a hacer nada que hacían y hagan solo aquello que les haga sentir mejor según tus circunstancias particulares. Es importante reconocer que cada miembro de la familia debe atravesar su propia experiencia de duelo. Ninguna manera es correcta o equivocada. Sentir alegría y ganas de reír durante el período de duelo no significa que se han olvidado de su ser querido. Sigan cuidando de su salud física y emocional. Eviten el consumir alcohol u otras substancias no recetadas para automedicar el estado de ánimo. El ejercicio físico también ayuda.

Encontrar apoyo durante este tiempo es crítico y particularmente importante. Nadie debe pasar por este tipo de dolor completamente aislado o aislada. Encuentra un sistema de apoyo más allá de tu familia inmediata en tu comunidad o comunícate con amigos y otros familiares. El hecho de que debamos mantener distancia física no significa que un miembro de la familia que no vive contigo no esté dispuesto a escucharte o, por otro lado, que tu no puedas ser también apoyo para otros familiares o personas en tu comunidad. Vamos a demostrar que nos tenemos y que podemos seguir apoyando mutuamente en estos tiempos.

Por último, recordemos que el distanciamiento social no significa detener la comunicación o aislarnos. Mantente conectado con familiares y amigos. Haz llamadas, envía mensajes de texto, incluso envía un meme a una persona especial para que se ría, y seguramente te sentirás muy bien también. Mantén la conexión con las personas especiales en tu vida. Esa será una clave esencial a través de tu proceso de duelo y tendrá un efecto positivo en el mismo.

La autora es colaboradora de la APPR y miembro de su Comité de Asuntos de Adultos Mayores y de edad Avanzada.