Cáncer del pulmón: una patología enemiga y silente en Puerto Rico

Por Dra. Maricelly Santiago Ortiz Investigadora en Ciencias Biomédicas y Educadora en Cáncer

Recomendaciones del CDC y el ACR para el uso de placa de pecho y CT en el diagnóstico de COVID-19 - Getty

Noviembre es el mes de concienciación del cáncer de pulmón a nivel mundial y Puerto Rico no es la excepción. Según el Registro Central de Cáncer de Puerto Rico, 1 de cada 3 personas, pudiera padecer de algún tipo de cáncer en algún momento de nuestras vidas. La labor de dicho registro en Puerto Rico ha sido encomiable y a diario nos comparte datos muy significativos en cuanto a una radiografía general de que está ocurriendo con el cáncer de pulmón y bronquios en la Isla.

Para el período 2012-2016, se registró que el cáncer de pulmón y bronquios fue el tercer y quinto cáncer más diagnosticado en hombres y mujeres respectivamente y la tercera causa de muerte en la población masculina y en la población femenina.

Sin embargo, en datos recientes del 2013-2017, la incidencia del cáncer de pulmón y bronquios se observa  en una mayor tasa en el municipio de San Juan, seguido de los municipios de Fajardo y Caguas. Aproximadamente se estima que 1 de cada 45 (2.2%) personas que nazcan hoy en Puerto Rico podrían ser diagnosticadas con cáncer de pulmón y bronquios durante su vida.

¿Qué es el cáncer de pulmón?

El cáncer de pulmón se define como un tipo de cáncer que típicamente se observa su formación en los tejidos del pulmón, específicamente en las células que recubren todos los conductos del aire del sistema respiratorio en un organismo vivo. La evidencia científica apunta que existen 2 tipos principales: el cáncer de pulmón de células pequeñas y el cáncer de pulmón de células no pequeñas.

¿Cuán importante es conocer acerca de los factores de riesgo de esta patología?

Los factores de riesgos son factores que nos predisponen a padecer de esta enfermedad. Sin embargo, el tenerlo no garantiza que la patología se expresa. Algunos de estos factores pueden ser identificados con mucha facilidad en nuestra vida cotidiana y otros no tenemos control sobre ellos.

A continuación los factores de riesgo:

Factores de riesgo que si podemos controlar:

  • Humo del tabaco (tabaquismo).
  • Humo de segunda mano.
  • Exposición a los asbestos ó a edificios enfermos.
  • Exposición agentes cancerígenos en el ambiente de trabajo.
  • Tomar suplementos vitamínicos, beta-caroteno.
  • Arsénico en el agua.

Factores de riesgos no controlamos:

  • Contaminación ambiental.
  • Radiación previa a los pulmones.
  • Antecedentes familiares.

¿Cómo sabemos que este tipo de cáncer se está empezando a manifestar y cuáles son las alerta rojas que debemos de vigilar?

  • Generalmente se observa una severa inflamación en la pleura, una membrana que cubre los pulmones y el interior del tórax.
  • Dolor severo en la región del pecho.
  • Molestia en las costillas cuando se intenta respirar.
  • Dificultad al respirar, fatiga y cansancio.
  • Tos que no desaparece o que empeora al pasar de los días.
  • Se puede presentar sangre en la tos o esputo (flema) con un color parecido al metal oxidado.

¿Por qué en ocasiones se vuelve un poco difícil detectar el cáncer de pulmón?

Se ha comprobado que los síntomas de este tipo de cáncer no aparecen de inmediato hasta que la enfermedad ya se encuentra en una etapa más avanzada. Aun cuando el cáncer de pulmón causa síntomas, muchas personas pueden confundirlos con otros problemas, tales como las infecciones respiratorias o efectos a largo plazo causados por el mal hábito de fumar. En definitiva esto puede en cierta medida retrasar el diagnóstico de este tipo de cáncer.

¿El cáncer de pulmón se puede prevenir?

No se pueden prevenir todos los cánceres de pulmón. Sin embargo, usted puede tomar medidas que puedan reducir su riesgo, como estar en alerta con los factores de riesgo que sí puede controlar.

Sin embargo, el consumo de tabaco es la principal causa del cáncer de pulmón y bronquios. La probabilidad de que un fumador desarrolle este tipo de cáncer está  altamente relacionado con la edad en que la persona comenzó a fumar, el tiempo que la persona lleve fumando, el número de cigarrillos fumados por día y cuán profundo el fumador inhala el humo.

Por lo tanto dejar de fumar reduce en gran medida el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y bronquios.

Otros factores de riesgo para desarrollar cáncer de pulmón y bronquios incluyen: estar expuesto a humo de tabaco ambiental (fumador pasivo), exposición a gas radón, asbestos y la contaminación del aire, otras enfermedades pulmonares como tuberculosis y tener historial familiar de cáncer pulmonar.

Cese de fumar y mantenga un estilo de vida saludable ya que antes de pueda surgir el cáncer, se ha comprobado que el tejido dañado de sus pulmones gradualmente comenzará a repararse por sí solo. Sin importar la edad, el género o el tiempo que haya estado fumado, el dejar de fumar puede reducir su riesgo de cáncer de pulmón y ayudarle a vivir más tiempo. Comparten este artículo con sus familiares y amigos, la detección temprana y la educación salvan vidas.

Le podría interesar: