Importancia de la espiritualidad y la religión en adultos mayores

Por Orlando M. Pagán-Torres Doctorado en filosofía con especialidad en psicología clínica y profesor en la Universidad Albizu

Getty

El impacto positivo de la espiritualidad y la religión (E/R) en la salud ha sido sistemáticamente documentado en la literatura científica de salud mental (Bonelli et al., 2013; Koenig, 2009; 2012; 2015).

Actualmente, existen más de 3,300 investigaciones documentadas en alrededor de 100 revisiones sistemáticas y metaanálisis los cuales establecen la importancia de la E/R como dimensiones relevantes la salud integral (Koenig, 2012; Oman & Syme, 2018).

Andrade Abdala et al., (2015) revisaron un conjunto de investigaciones en la cuales se observó que una mayor participación religiosa/espiritual se asoció con una mejor calidad de vida entre los adultos mayores, quienes informaron una mayor satisfacción con la vida, menos síntomas depresivos, mejor función cognitiva y una mejor calidad de vida general y/o relacionada con la salud. Recientemente, Duron-Reyes et al., (2019) revisaron una diversidad de estudios acerca del impacto de la E/R en adultos mayores. Los estudios sugieren que las prácticas religiosas y espirituales pueden desempeñar un rol protector como estrategias adaptativas para ayudar a las personas a ser más resilientes y a afrontar de forma saludable las pérdidas relacionadas con la edad.

El estudio científico de la E/R ha identificado una diversidad de técnicas de base espiritual y religiosa que han mostrado ser beneficiosas como recursos de afrontamiento ante eventos estresantes y difíciles. Algunas de las técnicas son: la oración de agradecimiento, la lectura y memorización de textos sagrados, meditación y asistencia a servicios religiosos (Pearce, 2016; Rosmarin, 2018). Se ha identificado que la oración de agradecimiento a Dios (Ser Superior) está relacionada con menos angustia, ansiedad y preocupaciones (Simao, Caldeira & Carvalho, 2016; Rosmarin, 2018). También, la meditación es un ejercicio espiritual útil que puede realizarse mediante respiración, visualización y repetición de sonidos para focalizar su atención en pensamientos más positivos. Por último, asistir a templos religiosos y participar en actividades religiosas es útil para prevenir conductas de aislamiento y sentimientos de soledad los cuales están relacionados con mayores síntomas de ansiedad y depresión. Compartir con otros feligreses en actividades religiosas podría brindar oportunidades para fomentar relaciones interpersonales y crear recursos de apoyo para afrontar las situaciones estresantes de la vida diaria.

Le podría interesar: