¿Qué puedo hacer para mantener un bienestar mental?

La salud mental es un estado de bienestar en el que la persona es consciente de sus propias capacidades.

Por: Astrid E. Santiago Orria, PhD, MPHE, MSW

La vulnerabilidad es la capacidad disminuida de una persona para anticiparse, hacer frente y resistir a los efectos de un peligro natural o causado por la actividad humana y para recuperarse de los mismos.

La vulnerabilidad está presente entre todos.  Por ejemplo, luego del huracán María aprendimos que la mayoría de los que vivimos  en Puerto Rico somos vulnerables.  Vulnerables a perder la casa cuando ya la hemos pagado, a no tener agua aun cuando llueve constantemente, a tenerlo todo y perderlo en cuestión de horas.

Entonces, ¿a qué todos somos vulnerables?: La vulnerabilidad mayor que todos tenemos es la de perder nuestra salud mental.

La salud mental es un estado de bienestar en el que la persona es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar el estrés normal de la vida, puede trabajar de forma productiva y es capaz de contribuir a su comunidad (Organización Mundial de la Salud, 2018). Hay muchos factores que pueden afectar nuestra salud mental.

Este 10 de octubre es el día mundial de la Salud Mental. Entonces ¿Qué puedo hacer para mantener un bienestar mental?

  • Mantén buenos hábitos del sueño.
  • Saca un tiempo para hacer las cosas que te gustan y te hace feliz.
  • Sé una persona socialmente activa. Rodéese de personas positivas. No esperes sentado en casa a que tus amigos y familiares te llamen o te pasen a ver. Toma la iniciativa tu.
  • Ejercita el cerebro; lee, escribe, escucha música, baila, juega, ríe.
  • Cuida tu salud física eso incluye camina, toma el sol y visita tu médico.
  • Nutre tu salud espiritual.
  • Amplia tus conocimientos y destrezas; matricúlese en un curso virtual (gratis o pagando).
  • Busca ayuda con un profesional de salud mental.
  • Perdónese a usted mismo por cometer errores y practique la autocompasión.

Lograr mantener un buen control de nuestros pensamientos, sentimientos y ser  conscientes de nuestras reacciones y comportamientos en momentos de dificultad requiere un esfuerzo arduo individual. Para ello necesitamos darle significado a lo que somos, a lo que hacemos. Necesitamos autocompasión, tener una actitud optimista y activa ante la vida; darle un significado a la vida (ponderar lo bueno y lo malo) y convivir con las dificultades diarias que incluye no dejarse abandonar, trabajar con nuestro interior y reconocer que mañana será un día mejor que hoy.

La autora es educadora en salud comunal, trabajadora social, gerontóloga, coach ejecutiva organizacional y profesora universitaria. Para más información puede escribir a [email protected]