Cáncer de mama y alimentación: 5 dudas sobre si tus hábitos son factor

La mala alimentación es un factor de riesgo para padecer cáncer de mama. Conversamos con un experto oncólogo para aclarar nuestras dudas más comunes sobre este tema.

Unsplash

Existen distintas razones que pueden llevarnos a sufrir de cáncer de mama. Al ser una enfermedad multifactorial, influyen diversas variables que no podemos controlar, pero también otras que sí dependen de nuestro estilo de vida. Una dieta correcta forma parte de este último grupo, de modo que alimentándonos de manera saludable, es posible reducir la probabilidad de sufrir este mal. Conversamos al respecto con el oncólogo Alfredo Lau López.

1. ¿La forma en que comemos determina que suframos de cáncer de mama?

Sí, la obesidad es fuente de toda clase de enfermedades, incluido el cáncer. A los varones les provoca cáncer de próstata y a las mujeres, de mama. En ambos casos, también influye en que se desarrollen algunos tipos de cáncer de colon.

2. ¿Cómo debe ser una dieta saludable que nos proteja del cáncer?

Lo básico es gastar las mismas calorías que consumes, mantener un equilibrio. Si comes mucho porque te gusta demasiado, entonces debes ejercitarte más para quemar todas esas calorías. En México, un gran número de mujeres no hacen ejercicio suficiente y por eso tienen un peligroso sobrepeso.

Vacuna Cáncer de Mama Cáncer Convit

3. En los países donde hay menos cáncer de mama, ¿cómo se alimentan las mujeres?

Donde se presentan menos casos de esta enfermedad es en el sudeste asiático. Casi no comen carnes rojas y su principal fuente de proteína es el pescado y todavía más, la proteína de soya. En cambio, países del norte de Europa como Inglaterra, Suecia y Dinamarca son los lugares donde más ha proliferado el cáncer de mama y ahí los lácteos (quesos, leche, crema) forman parte esencial de la dieta.

4. ¿Qué alimentos tendríamos que comer para protegernos del cáncer?

Un alimento como tal no puede evitarlo. Necesitas llevar una dieta balanceada para influir positivamente en tu salud, aunque el cáncer no sólo depende de la comida, sino de otros factores como la herencia. De cualquier forma, es benéfico comer alimentos que contengan vitaminas E y C porque ayudan a que las células no muten.

5. En resumen, ¿qué alimentos no debemos comer si queremos disminuir la probabilidad de padecer cáncer de mama?

Hay que evitar las carnes demasiado cocidas o expuestas directamente al fuego porque producen sustancias que se convierten en carcinógenos. Tampoco son recomendables las carnes curadas y ahumadas. Se les añade nitrosamina (ácido nítrico) al procesarlas y esta sustancia es capaz de provocar cáncer. Además, se ha demostrado que el consumo excesivo de azúcar refinada es causa de cáncer de mama. Puedes sustituirla con azúcar morena o miel.

Cáncer de mama y obesidad

El Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos señala que, "el cáncer de mama encontrado en mujeres posmenopáusicas, un IMC más elevado se asocia con un ligero aumento del riesgo de cáncer de seno (mama). Por ejemplo, un aumento de 5 unidades en el IMC está asociado con un aumento de 12 % en el riesgo. En mujeres posmenopáusicas, quienes son obesas tienen de 20 a 40 % de aumento en el riesgo de presentar cáncer de seno en comparación con mujeres de peso normal".

cáncer de mama

Alimentos contra el cáncer

Es una enfermedad tan mortal como común. Muchos atribuimos el cáncer a las condiciones medio ambientales y a los hábitos de la vida moderna. Por eso cultivar formas de vida más sana, resulta muy importante a la hora de cuidar nuestro cuerpo.

Una alimentación con los once alimentos naturales a continuación, podrían hacer una gran diferencia. Pon atención e intenta agregar a tu dieta varias porciones diariamente.

Garbanzos

Ricos en fosfatos y magnesio previene de distintos trastornos cardiovasculares. Por su alto contenido de fibra es ideal contra el estreñimiento, la creación de divertículos y pólipos intestinales. Por sus propiedades reducen los niveles de colesterol y previenen el cáncer de páncreas.

Brócoli

Potente antioxidante y anticancerígeno, especialmente para los cánceres de colon y de pulmón. Como todos los vegetales crucíferos acelera la eliminación de estrógenos y previene el cáncer de mama.  El sulforafrano,  cumple una función protectora sobre el daño que producen las toxinas.Por su alto contenido en cromo ayuda a regular la insulina y el azúcar en sangre. La cocción de éste alimento destruye sus cualidades antioxidantes.

Espinacas

Rico en sales minerales y en oligoelementos. Contiene vitaminas A y C.    Beneficiosa para combatir los estados anémicos y recomendable para prevenir el cáncer de pulmón.

Repollo

Previene el cáncer de mama y el crecimiento de los pólipos intestinales. Dos cucharadas diarias de repollo cocido protegen del cáncer de estómago y su zumo ayuda a cerrar úlceras. Crudo aumenta esta capacidad.

Espárragos

No solo contienen ácido fólico y carotenoides sino también saponinas que luchan contra el cáncer.

Tomates

Ricos en licopenos, betacaroteno y vitamina C. El fitoquímico licopeno duplica la fuerza de actividad antioxidantes del betacaroteno y se cree que estabiliza los radicales libres creados por el metabolismo corporal. El licopeno parece favorecer una reducción del cáncer de próstata muy alto.

Té verde

Se ha utilizado durante siglos en Asia para muchas dolencias, incluyendo la prevención del cáncer. Las hojas de té verde contienen antioxidantes poderosos que ayudan a prevenir el daño a las células e inhibir la replicación celular. El té verde también refuerza el sistema inmunológico.

Le podría interesar este video: