Descubre seis maneras de controlar la presión arterial alta de manera natural

Comer alimentos altos en potasio ayuda a disminuir la tensión alta.

Pixabay

La presión arterial alta es uno de los problemas de salud más preocupantes y comunes en todo el mundo. Esta afección se presenta cuando la fuerza con la que la sangre empuja contra las paredes de las arterias es muy alta, lo que termina dañándolas y aumentando las probabilidades de sufrir un infarto, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca o falla renal, explica la Clínica Cleveland.

Afortunadamente, esto se puede evitar si se mantiene bajo control la tensión, algo que se logra tanto con medicamentos como con cambios en el estilo de vida.

De hecho, el cardiólogo Luke Laffin, de esta institución clínica, asegura que el “manejo de la presión arterial es 70% de estilo de vida y 30% de medicamentos. Si no realiza cambios en el estilo de vida, no se moleste en tomar medicamentos para la presión arterial, porque no funcionarán de manera efectiva”.

Seis maneras de reducir la presión arterial naturalmente

Despojarse de sus hábitos poco saludables o regularlos es una gran manera de disminuir la presión arterial de manera totalmente natural. Además, si es capaz de mantenerla en niveles óptimos con un estilo de vida sano, podrá retrasar o reducir la necesidad de antihipertensivos, señala la Clínica Mayo.

A continuación, te presentamos algunos remedios naturales para controlar la presión arterial según expertos:

Ejercite

Practicar 150 minutos semanales de alguna actividad física, especialmente la aeróbica, rebajaría la presión entre 5 a 8 milímetros de mercurio (mm Hg) en personas con tensión alta. No obstante, debe ser constante porque si deja de hacerlo, los números vuelven a ascender. Esta  práctica también previene el desarrollo de hipertensión.

Algunos ejercicios que puede realizar para este fin son caminar, bailar, trotar, nadar o andar en bicicleta. El entrenamiento de fuerza un par de días a la semana es otra opción efectiva, pero recuerde hablar con su médico antes de iniciar algún plan.

Cambie la dieta

Adoptar la dieta de enfoques alimentarios para detener la hipertensión (DASH, por sus siglas en inglés), reduciría la presión arterial sistólica hasta 11 mm Hg. Este régimen dietético, creado especialmente para bajar la presión, se basa en una alimentación rica en granos integrales, frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa.

De igual forma, con esta la ingestión de sodio es limitada, se sostiene un buen consumo de potasio y se evitan el colesterol y las grasas saturadas.  Todo esto además promovería la pérdida de peso.

Pierda peso

Perder peso es una de las maneras más eficaces para controlar la presión arterial. Los especialistas de las Clínica Mayo explican que presión sanguínea aumenta a la par con el peso que se tenga, además de que provocaría apnea del sueño, otra condición que la incrementa.

Detallan que la presión desciende 1 mm Hg con cada kilogramo que pierda, por lo que bajar cualquier cantidad es beneficioso.

Igualmente, destacan la importancia de estar atentos ante las medidas en la cintura pues mucho peso en esta zona también aumenta el riesgo de padecer hipertensión.

Bajar de peso

Consuma menos sal

Según la Clínica mayo, solo con mermar un poco el sodio en la dieta, se menguaría la tensión arterial entre 5 a 6 mm Hg en quienes padecen de este mal.

Destacan que  el límite de sodio por día debe ser de 2,300 miligramos. Aunque una ingestión de 1,500 mg al día o menos es lo mejor para la mayoría de las personas adultas.

El doctor Laffin de la Clínica Cleveland explica que “reducir el consumo de sal es probablemente la forma más importante de bajar la presión arterial. Los estudios han demostrado que una dieta baja en sodio tiene el mismo efecto que uno y medio o dos medicamentos para la presión arterial”.

Algunas maneras de lograr esto es optar por productos bajos en sodio, evadir los alimentos procesados y sustituir la sal de mesa por hierbas o especias para condimentar las comidas. Si no cree ser capaz de cortar su consumo de sal de manera repentina, hágalo de manera paulatina para adaptar su paladar.

“Se tarda entre 10 y 14 días en adaptarse a una dieta baja en sodio; entonces algunos alimentos comenzarán a tener un sabor salado”, señaló Laffin.

Incremente el potasio

Para personas con hipertensión, subir su ingestión de potasio a niveles óptimos degradaría su presión arterial aproximadamente 5 mm Hg. La dosis diaria de potasio recomendada, obtenida a través de las comidas, oscila entre los 3,000 a 3,500 mg.

Los plátanos y tomates son algunos alimentos altos en este mineral. No obstante, quienes sufren de enfermedades renales no deben excederse porque podría dificultar a los riñones su excreción, enfatizan los médicos.

Beba menos alcohol

Las personas que toman más de la dosis diaria aconsejada de alcohol –una bebida al día para mujeres y dos para hombres-, experimentarían una disminución de su presión sanguínea sistólica de hasta de 4 mm Hg si reducen su consumo de este tipo de bebidas a lo recomendado.

Otras recomendaciones son:

  • No fume: Fumar aumenta la tensión hasta mucho tiempo después de acabar, por lo que el dejar esta práctica ayudaría a que sus niveles vuelvan a un estado sano, atenúa el riesgo de enfermedades del corazón y mejora la salud.
  • Controle el estrés: el estrés crónico contribuiría al padecimiento de hipertensión, por lo que debe examinar qué lo causa y evaluar cómo eliminarlo o controlarlo.
  • Duerma bien: dormir unas seis u ocho horas de manera ininterrumpida previene la presión arterial alta y la presión arterial fluctuante.

Le podría interesar este video: