¿Beber leche realmente fortalece los huesos?

Existen métodos que son más efectivos para tener una salud ósea prolongada y estable

Realizan estudios para confirmar la efectividad de la leche en el fortalecimiento de los huesos. - Getty

¿Quién no pasó por la cátedras de las madres? Cuándo nos decían que es necesario tomar leche para que crezcamos fuertes y sanos, y más que nada fortalecen nuestros huesos.

La verdad es que esta teoría tiene un porcentaje de verdad, debido a que esta bebida tiene calcio y aumenta su densidad ósea. Pero, a pesar de todo este vínculo de huesos fuerte y tomar leche está un poco complicado que cuaje.

Un estudio de la Universidad de Harvard reveló que se hizo un seguimiento por más de 10 años y los investigadores no encontraron diferencias significativas entre consumidores habituales de leche y los que no lo hacen.

Otros estudios realizados en Suecia, nueva Zelanda, Reino Unido revelaron que  incluso puede existir una causalidad respecto a las personas que consumen más leche. Esto debido al mito provocado que los mayores consumidores padecen osteoporosis o enfermedades relacionadas a problemas óseos.

Por ello esta creencia se ha mantenido, pero al verdad existen métodos que son más efectivos para tener una salud ósea prolongada y estable.

TE RECOMENDAMOS: 8 reglas de oro para una lactancia materna exitosa

También vale la pena mantener los huesos fuertes a través de otros métodos, como hacer ejercicio y obtener suficiente vitamina D de la dieta, de la luz solar o (dependiendo del lugar en el mundo en el que vivas) de los suplementos vitamínicos en invierno.

Te recomendamos en vídeo:

Aquí te presentamos información sobre los ataques cerebrovasculares. ¡Pendiente a los detalles! | #Promo #MetroContentLab

Posted by Activo Puerto Rico on Thursday, May 16, 2019

TAMBIÉN LEE:

Eileen Navarro sufre el abandono de su familia

Eileen: “He sabido muy bien lo que ha sido pasar hambre y sólo tener una botella de agua en la nevera"

Las enfermedades estomacales incrementan por el calor

Los virus, parásitos, hongos y bacterias tienen más facilidad de desarrollo en climas cálidos