Enciende las antenas contra un posible derrame cerebral

El estilo de vida influye grandemente en los factores de riesgo que incrementan las posibilidades de este tipo de ataque

Información sobre los ataques cerebrovasculares.

¿Sabías que los ataques cerebrovasculares, también conocidos como “strokes” o derrames cerebrales, son la principal causa de incapacidad física?

Estos ataques, que pueden llegar a ser mortales, ocurren cuando se obstruye una arteria que transporta sangre al cerebro, evitando que llegue el flujo suficiente a algún área de este órgano, provocando así daños en las funciones fisiológicas de la persona afectada.

De acuerdo con la cardióloga Norma Devarie Díaz, los derrames cerebrales se clasifican dentro de dos categorías: los hemorrágicos y los isquémicos. En los primeros, se incluyen aquellos ataques que ocurren cuando una arteria se rompe y produce un sangrado interno, usualmente a causa de alta presión arterial o por otros problemas arteriales, como las aneurismas.

Te podría interesar:

Conozca las señales y síntomas de un ataque cardíaco

Alrededor de 15 % de las personas que tienen un ataque al corazón puede que no sobrevivan

En tanto, los derrames isquémicos se subdividen a su vez en dos tipos: el trombótico, que se refiere a los casos en que se forma un coágulo dentro de la propia arteria; y el embólico, cuando el coágulo proviene de otra parte del cuerpo, frecuentemente del corazón.

De las distintas variantes de arritmia, la fibrilación atrial es la más asociada con los ataques cerebrovasculares. Según la doctora Devarie Díaz, los pacientes de esta condición sufren de un bombeo irregular de su corazón, lo que crea propensidad a desarrollar coágulos que viajan desde el corazón a través de las arterias que llevan sangre al cerebro, obstruyéndolas y poniendo en riesgo a la persona.

Para la especialista, no existe mejor arma para combatir los riesgos de sufrir un derrame cerebral que asegurarse de llevar un estilo de vida saludable. En el caso de personas con factores de riesgo elevados, sin embargo, se realza la importancia de las visitas médicas preventivas, con el objetivo de mantener bajo control a los principales indicadores, tales como los niveles de azúcar, la presión sanguínea y el colesterol.

Entre los principales síntomas de un derrame cerebral se encuentran la pérdida súbita de visión, así como la parálisis de alguna parte del cuerpo. En muchas ocasiones, igualmente, las víctimas de un ataque cerebrovascular perderán la capacidad de articular verbalmente.

“Es bien importante que si uno de estos síntomas los vemos en alguien al lado de nosotros pensemos que puede estar teniendo un ataque cerebral”, subrayó la doctora Devarie Díaz, al agregar que los derrames cerebrales requieren cuidado de emergencia, pues las posibilidades de evitar pérdidas significativas en las funciones físicas disminuyen drásticamente si la arteria afectada permanece obstruida una vez transcurren más de cuatro horas y media desde el ataque.

Te podría interesar:

El Seguro Social advierte sobre una nueva estafa

El Seguro Social continúa recibiendo informes de sobre personas que afirman falsamente ser empleados del Seguro Social

Aquellos sobrevivientes de un derrame cerebral, típicamente, deberán atravesar por un proceso de rehabilitación que incluirá tomar terapias físicas para recuperar la movilidad, dependiendo de las áreas que se hayan visto impactadas, así como realizar visitas periódicas al médico para monitorear de cerca la evolución de los factores de riesgo.

La doctora Devarie Díaz, asimismo, alertó sobre los peligros que puede representar la ingestión de anticoagulantes –muy comunes en pacientes que sufren de fibrilación atrial– sin la supervisión adecuada, debido a los posibles efectos secundarios.

“Tiene que ser con la supervisión de su médico”, puntualizó la cardióloga.