Esta es la etapa en la que "llega" la osteoporosis en las mujeres

La reducción acelerada en la densidad de los huesos aumenta el riesgo a sufrir fracturas mortales

Unsplash

La pérdida de densidad ósea y riesgo incrementado a sufrir fracturas mortales es uno de los principales riesgos asociados a la menopausia, informó el ginecólogo Juan Carlos Pérez Barba.

La menopausia es una etapa de toda mujer a partir de los 48 años, caracterizada por el cese en la producción de hormonas femeninas, concretamente estrógenos, informó el experto gineco obstetra y agregó que los estrógenos u hormonas femeninas participan en más de 100 funciones en el organismo de la mujer.

SI TE INTERESA: Glaucoma: ¿Qué es y cómo prevenir esta enfermedad que afecta al nervio óptico?

Una de ellas, la absorción de calcio, de ahí que la reducción acelerada en la densidad de los huesos sea una de las repercusiones no perceptibles durante esta etapa.

Lo más característico de la menopausia para muchas personas son los llamados ’bochornos’, sensación de calor y sudoración que, en especial durante la noche, padece hasta el 75% de las mujeres en esta etapa de su vida.

Sin embargo, las repercusiones no tan evidentes, como la pérdida de densidad en los huesos, constituye uno de los riesgos más importantes en la menopausia, reiteró el especialista.

TE RECOMENDAMOS: Paso a paso: Cómo leer un laboratorio clínico de la sangre o CBC

Y es que, dijo, los huesos porosos, como su nombre lo indica, son en extremo frágiles y en ocasiones ante un movimiento mínimo, pueden romperse, confinando a la paciente a reposos prolongados en detrimento de su calidad de vida, sobre todo cuando la fractura es en la cadera.

“La fractura de cadera es dramática porque el 50% de las pacientes que se quiebran la cadera, fallece en los primeros dos años posteriores a la lesión”, dijo Pérez Barba.

TAMBIÉN LEE: Tétrico panorama de boricuas amputados ante las enfermedades arteriales de extremidades

Señaló que la inmovilidad prolongada que requieren estas pacientes facilita que a su vez desarrollen otras complicaciones como neumonía, de ahí la alta letalidad. Por ello, sugirió que toda mujer a partir de los 40 años, en que inicia el climaterio o fase previa a la menopausia, debe reforzar su cultura preventiva y ésta implica la visita anual al ginecólogo, quien con una serie de estudios clínicos y radioimagenológicos, podrá determinar los factores de riesgo de manera particularizada y darle un tratamiento.

Te recomendamos en vídeo:

TAMBIÉN LEE:

El hot flash

Lee la columna de la bloguera Uka Green

La quiropráctica en los Baby Boomers

Lee la columna del quiropráctico Alfredo Díaz Caro