Caminar para estar en forma: 4 errores comunes

Se trata de una actividad ideal para comenzar a entrenar nuestro cuerpo. Nos beneficia por dentro y por fuera.

Una de las actividades que nos ayudan a activarnos físicamente si no queremos una fuerte rutina de ejercicios es caminar para estar en forma. Sin embargo, existen algunos errores que cometemos sin fijarnos y que pueden hacer que este ejercicio no tenga los resultados deseados.

Con una caminata no solo podemos calentar nuestro cuerpo para un ejercicio de mayor resistencia, también podemos perder peso y desestresarnos, especialmente en esta época de zozobra por la pandemia del Covid-19. Esto último se logra porque al hacer actividad física nuestro cerebro segrega dopamina y serotonina, dos de las hormonas asociadas a la felicidad y el bienestar.

Caminar para estar en forma es una de las principales recomendaciones para iniciarnos en la ejercitación y es ideal para las personas con características especiales como la obesidad que les dificulta hacer otro ejercicio. Sin embargo, hay algunas pautas de comportamiento que cometemos sin darnos cuenta que pude afectar la efectividad de este saludable ejercicio.

4 errores que cometes al caminar para estar en forma y que no te das cuenta

Aunque caminar para estar en forma parezca una tarea sencilla comparada con otras clases de ejercicios que ameritan una mayor habilidad y disposición física, debemos hacerlo correctamente. De lo contrario, podríamos estar cometiendo una serie de errores que si de no corrigen se pueden aplazar los beneficios que nos aporta. Fijémonos en estas fallas.

1.- No te pones la ropa adecuada

Lo ideal es colocarnos ropa cómoda y zapatillas deportivas/Agencias

Uno de los errores que cometemos al caminar para estar en forma es creer que, como no vamos a un gimnasio, no necesitamos atuendos deportivos. Así que caminamos con la ropa del día o cualquier otro atuendo. Esto nos causa un mayor cansancio y nos limita las ganas se seguir con esta actividad.

Escoge bien prendas cómodas y especialmente un calzado que te ayude a caminar sin consecuencias negativas. Si te has propuesto caminar durante media hora, es preciso que lleves unas zapatillas para evitar que te duelan los pies apenas al comenzar o sufras una lesión en los pies, como las ampollas, por ejemplo.

Debes vestirte adecuadamente: ni muy abrigada, ni muy fresca; para que pesques ningún resfriado y tampoco sudes en exceso.

2.- No calientas antes de salir a caminar para estar en forma

Calentar las rodillas y los tobillos es de suma importancia antes de comenzar a caminar/Agencias

Ya te explicamos que caminar para estar en forma no es una actividad tan fuerte como una rutina intensa de ejercicios. Sin embargo, es preciso también calentar el cuerpo antes de echarlo a andar-.

Puedes realizar pequeños ejercicios que te ayuden a mover y estirar tanto los tobillos como las rodillas especialmente, pues estas son as articulaciones que más soportarán el peso al caminar.

Calentarte antes de salir a caminar puede prevenirte de lesiones en el futuro. La falta de calentamiento puede provocar incómodos dolores que te incapaciten y te quiten las ganas de seguir con la meta que te has propuesto.

3.- Caminar para estar en forma sin salir de casa

Usar caminadoras, mientras vemos televisión no tiene el mismo efecto mental positivo con el que cuenta ponernos en contacto con el exterior/Agencias.

Cuando se trata de caminar, es muy importante que lo hagas al aire libre para que puedas notar todos los beneficios. Los expertos no recomiendan tanto apostar por una cinta de correr y quedarse en casa.

Salir al exterior y sentir el aire fresco del ambiente (a no ser que esté lloviendo) nos proporciona muchas sensaciones positivas, especialmente si lo hacemos en un medio natural.

4.- Ir siempre por la misma ruta

Si eliges la mima ruta de siempre no tardarás en cansarte y abandonar tu propósito/Agencias

Otro de los errores que cometemos al caminar para estar en forma es ir siempre por la misma ruta. Esto nos causa aburrimiento y cansancio mental. Situaciones que pueden hacer que pronto abandonemos nuestro propósito y recurramos nuevamente al sedentarismo.

Te recomendamos en video: